Por Daniela Morano
5 septiembre, 2019

Los dos son los mejores amigos.

Los perros tienen especial afinidad con los bebés, sobre todo si estos son parte de la familia. Para Dodger el cariño por su hermano humano Everett existía desde mucho antes que naciera. Siempre fue muy posesivo y lo demostraba. «Se acurrucaba a mi lado durante mi embarazo, y siempre estaba cerca de mi panza», dijo Jessie Klorman, su mamá, a The Dodo.

Everett fue prematuro así que pasó más tiempo del usual en el hospital. Pero en casa Dodger esperaba ansioso su llegada. «Una vez que Everett llegó del hospital, Dodger se quedaba a nuestro lado, o nos entretenía. Un recién nacido duerme unas 15-18 horas al día, así que apreciaba mucho que nos entretuviera».

Jessie Klorman

Desde el primer día quedó claro que Dodger estaba comprometido a este niño. Cuando cumplió un año, Dodger seguía a su lado en cada paso que daba. Pero cuando más evidente era su cariño era en su rutina antes de dormir.

Jessie Klorman
Jessie Klorman

Todos los días Dodger se queda a su lado en su cuna y se acurruca en el piso a su lado. Cuando Everett despierta su mejor amigo siempre está ahí muy emocionado y se le acerca a lamerlo para asegurarle que todo sigue bien.

Para Klorman y su esposo esto ha sido un gran alivio y una suerte tener una mascota tan devota a su hermano. «Everett lo adora, sus besos y jugar con él. Estamos muy felices de que se lleven bien».

 

Puede interesarte