Por Pablo Román
22 septiembre, 2017

En sólo 3 años logró ser una nueva persona sólo con la ayuda de una cuchara de té.

Es importante que sepamos aceptarnos, a querernos y aceptar nuestros cuerpos. Si no te sientes a gusto con tu imagen, no te preocupes porque todo tiene una solución. Mathilde Broberg era obesa, pero tomó la decisión de dejar atrás su apariencia. Gracias al ejercicio y una buena alimentación, logró su meta.

Instagram/mathildehbroberg

Así lucía Broberg con sólo 16 años de edad, una realidad que viven millones de personas día a día.

«Luego de ver viejas fotos de nuestra producción escolar, me di cuenta de lo grande que era y supe que era imposible  que fuera a la universidad viéndome así, sabía que sería una pesadilla en vida», dijo a Daily Mail.

Instagram/mathildehbroberg

Mathile, de Dinamarka, pesaba unos 120 kilos debido a sus hábitos alimenticios y, debido a esto pasó por muchas humillaciones. Por ejemplo, en una montaña rusa le negaron el acceso por estar sobrepeso porque no entraba en los asientos.

Su masa corporal era de 103 centímetros. 

Instagram/mathildehbroberg

Para poder generar un cambio, comenzó a consumir menos calorías. Comenzó comiendo con una cuchara de té y porciones no más grande que las de su mano.

Ahora ella pesa unos 67 kilos, mírenla:

Instagram/mathildehbroberg

Ahora Mathilde trabaja como entrenadora personal y busca ayudara las personas que viven el tormento de la obesidad.

Instagram/mathildehbroberg

«Ahora estoy en una agencia de modelos, haciendo catálogos, comerciales y cosas así para ropa deportiva, ya que tengo los músculos para llevarla», confesó.

Instagram/mathildehbroberg

Gracias al ejercicio, logró reducir la piel que le sobró.

Instagram/mathildehbroberg

Y ahora se ve increíble.

Instagram/mathildehbroberg

«Sí alguien me hubiera dicho 3 años atrás que sería una entrenadora personal y modelo, me hubiera reído de él«, confirmó Mathilde.

Instagram/mathildehbroberg

Ya lo saben todos, con esfuerzo y dedicación se puede lograr mucho.

 

Puede interesarte