Por Macarena Faunes
9 julio, 2019

Las sillas pueden andar en la arena sin hundirse, son gratis y no tienen un límite de tiempo. Una iniciativa digna de imitar que ayuda a la inclusión en la sociedad.

La inclusión es un concepto que cada vez se está tomando más enserio. Respetar a las personas con capacidades diferentes y ayudarlas a su inserción en la sociedad es tarea de todos. Tienen el mismo derecho que todos a ir a lugares públicos, aunque la gran mayoría no están preparados para recibirlos. A medida que avanzamos a una comunidad más empática con el otro, la tecnología ha creado instrumentos que facilitan un poco la vida de estas valientes personas.

El complejo estadoundiense Sleeping Bear Dunes National Lakeshore, ubicado en Michigan, puso en sus playas sillas de ruedas para los visitantes que no pueden caminar. 

Sleeping Bear Dunes National Lakeshore.

La iniciativa está diseñada para proporcionarle a los usuarios que no pueden movilizarse con sus pies o que lo hagan con mucha dificultad, un acceso fácil al litoral. 

Facebook Krista Kopka.

Las sillas son a costo cero por el tiempo que el visitante estime conveniente, y están disponibles para uso libre de carga con un pase. Todas funcionan tanto para niños y adultos, y están ubicadas en distintas partes del recinto, como en la reserva o en el museo que ofrecen. 

Redid.

Al momento del préstamo, el cliente debe estar acompañado de una persona de apoyo, ya que a pesar de que las ruedas son grandes y anchas para rodar por la arena, necesitan de alguien que las empuje.

Redid.

La entidad dio a conocer esta excelente noticia a través de su Facebook, donde invita a todas las personas con capacidades diferentes a no perderse la experiencia de conocer estas playas.

Beach wheelchairs, designed to safely provide wheelchair users easier access to the beach, are available for use—free of…

Posted by Sleeping Bear Dunes National Lakeshore on Sunday, July 7, 2019

«Es una iniciativa increíble», «mi esposo las usó y son fantásticas, muchas gracias», «ojalá todas las playas tuvieran disponibles estas sillas», fueron algunos de los comentarios que recibió la publicación, la que ya cuenta con más de 3 mil reacciones y ha sido compartida más de 900 veces.

Las personas que no puedan caminar, o les cueste hacerlo, tienen los mismos derechos que todos de disfrutar una tranquila tarde en la playa. Ojalá la iniciativa de este recinto fuese replicada por todas las playas de nuestro planeta. La discriminación aniquila de a poco a la sociedad y es deber de nosotros cambiar eso.

Puede interesarte