Por Felipe Costa
20 enero, 2021

Connor Wager recibió la llamada de un volcamiento de vehículo en medio del río Yellowstone. Al llegar, vio que una mujer estaba atrapada, así que solo con una cuerda amarrada a la cintura, el policía saltó al río y atravesó la dura corriente para salvar a la afectada.

Los últimos meses la imagen institucional de la Policía estadounidense se ha puesto en tela de juicio debido a los acontecimientos de protesta en dicho país. Mucho se habla de que no estarían a la altura de su labor, pero encasillarlos a todos bajo la misma mirada no le hace justicia a agentes como Connor Wager, quien arriesgó su propia vida para salvar a una mujer que cayó junto a su auto a un río.

Montana Highway Patrol

Connor Wager, un agente de la Patrulla de Caminos de Montana, se encontraba haciendo guardia como siempre cuando de pronto recibió un llamado de emergencia por un auto que se habría volcado y caído en medio del río Yellowstone. Al llegar ahí pudo ver que en el vehículo se encontraba una mujer atrapada.

Rápidamente el policía se amarró una cuerda a la cintura y se sumergió en el congelado río abriéndose paso por la intensa corriente hasta llegar al auto, pero sacar a la mujer no sería sencillo.

Montana Highway Patrol

La intensidad con la que corría el agua impedía poder abrir la puerta trasera, así que con una herramienta rompió el cristal trasero permitiéndole a la mujer salir de la camioneta volcada. Ahora solo hacía falta volver a tierra firme.

Mientras Wager aguantaba junto a la mujer para que no le pasara nada, equipos de rescate se dirigían a la zona. Socorristas lograron alcanzar el punto del incidente permitiéndoles a ambos salir prácticamente ilesos del río, justo antes de que el vehículo fuese arrastrado por la fuerte corriente.

Los socorristas se sorprendieron de que Wager no haya sido tragado por el río y luego de chequearlo solo lo trataron por heridas leves.

Montana Highway Patrol

La valentía de este policía demuestra la entrega que muchos agentes de la seguridad pública realizan sin importar los difíciles tiempos que corren y en que son objetivo día a día del ojo público, donde pese al error de unos pocos, hay quienes siguen llevando con orgullo la labor que hacen.

Puede interesarte