Por Camilo Morales
6 octubre, 2021

Los policías lograron juntar 400 dólares con los que, además del teléfono celular, le pudieron celebrar una fiesta de cumpleaños en donde le entregaron el regalo. “Estamos felices de ayudar, es una familia humilde”, dijo un policía.

Desde que la pandemia de COVID-19 azotó al mundo que muchas dinámicas han cambiado de forma radical. Entre los ejemplos más claros se encuentra el teletrabajo y las clases virtuales, ya que durante muchos meses los estudiantes no pudieron asistir de forma presencial.

Pixabay

Para eso, los jóvenes tuvieron que adaptarse a las nuevas herramientas, como las cámaras de sus computadores y sus celulares para así no perderse ninguna materia. Y como los celulares se volvieron más esenciales que en años anteriores, cualquier desperfecto o extravío de estos aparatos influye muy negativamente.

Metrópoles

Eso le ocurrió a una niña de São Sebastião, una ciudad cercana a Brasilia, la capital de Brasil, que sufrió el robo de su teléfono celular luego de que la asaltaran en la calle, según informó Metrópoles.

La niña, llamada Ana, junto con su madre dieron aviso a la Policía Militar del Distrito Federal para denunciar el delito, ya que se trataba de una herramienta que ella utilizaba para poder estudiar y mantenerse al día con sus materias.

PMDF Brasil

Los policías al ver a la niña que no dejaba de llorar decidieron realizar un gesto: hicieron una colecta entre los mismos uniformados para comprarle un nuevo celular y que así pudiera volver a sus clases virtuales.

PMDF Brasil

Decidí con mi batallón hacer una colecta, coordinamos los grupos y en unos días lo logramos (…) La niña estaba muy preocupada porque este era el teléfono celular que usaba para seguir las clases en línea durante este tiempo de pandemia“, explicó el policía Brício Micaelles.

PMDF Brasil

Fue así que entre los policías lograron juntar casi 400 dólares para poder comprar el teléfono. Como sobró un poco de dinero pudieron comprar canastas básicas, un chip de celular y un kit de adornos para hacer una fiesta.

Según explicó Brício, esperaron hasta que Ana estuviera de cumpleaños y le organizaron una fiesta para entregarle el celular de regalo. Tanto la menor como su familia estaban muy emocionados por el gesto de los policías. “Estamos felices de ayudar, es una familia humilde“, finalizó Brício.

Puede interesarte