Por Luis Lizama
17 junio, 2020

Estaba vendiendo en las calles, como muchas personas, que lo hacen para sobrevivir. Lamentablemente el COVID-19 no tiene piedad con los adultos mayores, así que los oficiales se apiadaron y lo ayudaron.

El coronavirus no da tregua. Si bien algunos países ya lo han controlado, sigue siendo el gran problema de salud que afecta al mundo. En ese contexto, los adultos mayores son quienes más sufren y a quienes más fuerte golpea. Ellos no pueden exponerse, así de simple.

Un grupo de policías mexicanos entendieron muy bien aquello: Al ver un anciano que vendía sus productos en la calle, para sobrevivir, como mucha gente se ve obligada a hacerlo, decidieron ayudarlo. Compraron toda su mercadería, entregando el dinero en el acto, para enviarlo a su hogar y evitar riesgos. Él tiene que estar en casa, por nada del mundo debe salir.

El inspirador hecho ocurrió en la localidad de Texcoco, en el Estado de México. El pobre señor vendía dulces en un humilde canasto, con su mascarilla y mucho coraje.

Las imágenes lo muestran agradecido, por la preocupación de los efectivos policiales y el dinero que recibió. La gente aplaudió de manera espontánea, celebrando la linda iniciativa. ¡Da gusto ver gente buena! Se escucha decir a los espectadores.

Captura de pantalla (Facebook Texcoco Digital)

Según reportan medios locales, el comisario fue quien recoge los productos y los cuenta, pidiéndole a una mujer presente que los reparta. Al mismo tiempo las personas comenzaron a aplaudir el noble gesto. 

Los policías solo querían que el abuelito regresara a casa, más allá de recibir felicitaciones. Finalmente lograron su cometido y el anciano se fue a descansar.

Imagen referencial – Pixabay

No solo los adultos mayores lo han pasado mal, todo el mundo se ha visto envuelto en este mal sueño que significa el coronavirus.

Captura de pantalla (Facebook Texcoco Digital)

Debemos recordar que no estamos solos, juntos somos más fuertes y unidos podremos salir adelante. 

Así como estos oficiales unificaron sus fuerzas para ayudar al abuelito, todos debemos trabajar con solidaridad y amor. También con mucha responsabilidad.

Puede interesarte