Por Camilo Morales
7 septiembre, 2021

Kirill Tereshin, de 25 años, se inyectó aceite sintético en sus brazos, lo que hizo que crecieran de forma desproporcionada. A pesar de que se está retirando el material con cirugías compitió en las artes marciales mixtas con un pésimo resultado.

En ciertas competencias deportivas, como por ejemplo en la lucha, es común que sus deportistas tengan un cuerpo muy trabajado, tonificado y fuerte, para así poder enfrentarse a sus contrincantes. Pero hay ocasiones que esas ganas desesperadas por tener músculos puede decantar en errores garrafales. 

Instagram @ruki_bazuki_official

Eso le ocurrió a Kirill Tereshin, un luchador ruso de 25 años que quería hacer que sus brazos se inflaran rápidamente. Pero en vez de recurrir al entrenamiento y las proteínas decidió hacer algo arriesgado: se inyectó aceite sintético, el mismo que se utiliza en los automóviles.

Instagram @ruki_bazuki_official

Pasados algunos meses, el joven se arrepintió de su idea y comenzó un tratamiento para poder retirar el aceite de su cuerpo. Este tratamiento requiere someterse a distintas cirugías para que sus músculos vuelvan a la normalidad.

East2West News

De hecho, los médicos informaron que Kirill estuvo a punto de perder sus dos brazos, ya que había mucha masa muscular que estaba “muerta” producto del contacto con el aceite.

YouTube Руки Базуки

En ese momento, según información de LADBible, el joven lamentó haberse inyectado ese material en sus brazos. “Mi sistema inmunológico está lidiando con esta inflamación, pero realmente no sé que va a pasar después. Por eso comencé las cirugías para deshacerme de esta pesadilla (…) No pensé en las consecuencias“, explicó.

Lo más peligroso en la operación es que el aceite bloqueó el flujo sanguíneo y saturó sus tejidos, por lo que al momento de ser intervenido corren peligro sus nervios que le permiten tener sensibilidad en esa zona.

Getty Images

Pero mientras tanto, le surgió otra idea que nuevamente terminó mal: quiso competir en las artes marciales mixtas como luchador y en medio de un combate uno de sus brazos se “reventó” producto de un golpe, según informó Men’s Health.

Según dijo en sus redes sociales: “Reventé mis músculos durante el combate, este es el final“. Al parecer Kirill tendrá que hacer una pausa de cualquier tipo de entrenamiento y competencia para poder enfocarse en salvar sus brazos.

Puede interesarte