Por Camilo Morales
14 abril, 2022

Kirill Tereshin, quien hace poco reventó uno de sus brazos inyectados en vaselina, ahora tiene una nueva obsesión. “Sé que existen y que son la raza más poderosa del mundo”, aseguró.

Hace algún tiempo un ciudadano ruso se hizo viral en internet por una obsesión poco común. Se trata de Kirill Tereshin un joven apodado como el “Popeye ruso” por haberse saltado horas de gimnasio y de ejercicios para inyectarse vaselina en sus brazos y que así crecieran tal como la clásica caricatura.

Kirill se ha hecho conocido por sus innumerables cirugías y también porque recientemente intentó dar sus primeros pasos en la lucha con un resultado desastroso y doloroso: uno de sus brazos se reventó y tuvo que volver a pabellón.

Instagram @ruki_bazuki_official

Ahora, según información de India Times, Kirill tiene en mente otro objetivo fuera de lo común. El joven de 26 años está decidido a convertirse en un extraterrestre.

Y es que el “Popeye ruso”, que tiene un tatuaje de un alienígena en su pecho, se ha obsesionado con los OVNIs, las abducciones y los seres de otros planetas, así que quiere someterse a operaciones para que su cara sea lo más parecido a un extraterrestre.

Instagram @ruki_bazuki_official

Como ocurrió con sus anteriores cirugías de brazo, en donde Kirill fue advertido de que no era buena opción, ahora los médicos también le dijeron que no le recomendaban hacerse cirugías para transformar su rostro.

A pesar de esas advertencias, el joven ha ignorado los consejos y lo único que quiere es dejar de tener apariencia humana.

Instagram @ruki_bazuki_official

Soy un hombre idealmente guapo. Todo se destaca claramente: labios, mentón, pómulos, frente, nariz uniforme, mandíbula inferior. Quiero hacerme una cara de alienígena. He creído en extraterrestres desde que vi OVNIs cuando era adolescente“, dijo a través de un video de TikTok.

Hace poco el joven se tuvo que volver a realizar un procedimiento médico para destapar sus tríceps que estaban obstruídos con el líquido que se inyectó. Los médicos lo drenaron y extirparlo algunos músculos muertos.

Instagram @ruki_bazuki_official

De hecho, los especialistas le dijeron que si mantenía esa sustancia tóxica en el cuerpo el líquido podía irse a sus riñones y provocarle la muerte.

Por ahora, Kirill hace caso omiso a las advertencias médicas y todo lo que sueña es convertirse en un alienígena. “Sé que existen y que son la raza más poderosa del mundo entero. Siento que voy hacia ellos“, finalizó.

Puede interesarte