Por Ignacio Mardones
7 abril, 2016

“La profesora me llamó y me dijo ¿Puedes venir? Fui y James estaba sentado ahí…”.

James había pasado prácticamente toda su vida sin poder comunicarse con sus seres queridos. Afortunadamente, la tecnología está avanzando con gran rapidez y ya es posible superar complejas dificultades físicas. Gracias a un dispositivo generador de voz, el muchacho fue capaz de expresarse. La madre entró a la habitación donde estaba y escuchó las primeras palabras dedicadas a ella. Eso le produjo un impacto muy profundo; nunca esperó que llegaría el día en que le dijera: “Hola, mamá”:

httpv://youtu.be/GZ9rslVDRcs

Luego de escuchar a James hablar la familia entendió que necesitarían conseguir el dispositivo. Para ello, se pusieron una ambiciosa meta: conseguir a 100 personas que reunieran 120 dólares cada una.

Con el esfuerzo de muchos, se recaudaron miles de dólares. La comunidad entera se movilizó para ayudar a uno de los suyos.

¡Finalmente se logró juntar el dinero necesario! James está contentísimo, ya que podrá seguir desarrollándose y comunicándose con sus familiares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Puede interesarte