Por Cristofer García
5 enero, 2021

“Al escuchar las palabras ‘sin evidencia de enfermedad’ me derrumbé, lo habíamos logrado. Es un milagro verla ahora riendo, bailando”, dijo su madre.

Elara es una pequeña de solo 2 años que, a su corta edad, ya ha derrotado un cáncer muy agresivo. Fueron unos 200 días en los que la pequeña tuvo que batallar contra esta enfermedad, con apoyo de su familia, quien siempre la mantuvo entretenida para que no supiera que su vida estaba en riesgo mortal.

Uno de esos pequeños engaños fue cuando su madre, Nicky Foxley, le explicó por qué estaba perdiendo su pelo.”Elara estaba obsesionada con las hadas y las princesas, así que dije que fueron las ‘hadas descaradas’ las que se lo llevaron”, comentó la mamá, en conversación con Mirror.

Nicky Foxley

“Le dije que Tinkerbell (campanita) lo traería de vuelta el próximo año con su ‘polvo mágico‘”, agregó Nicky.

No fue nada fácil para esta madre enfrentar tal situación. Era incierto si su bebé podría sobrevivir a la enfermedad y mientras tanto tenía que mantenerla distraía, para que no notara la grave situación en la que estaba. Fue agotador y desgastante para ella. Cuando recibió la noticia que su hija estaba libre de cáncer, se quitó un gran peso de encima.

“Para la mayoría de la gente, el 2020 fue difícil, pero me resulta difícil expresar con palabras lo horrible que ha sido para nosotros“, comentó la madre de 37 años.

Nicky Foxley

“Ahora 2021 será el mejor año de nuestra historia. Elara comenzará el jardín de infantes el próximo mes. Está rebotando de energía y tenemos un futuro. Esta Navidad fue el milagro que pensé que nunca sucedería”, agregó.

Todo comenzó en 2019, cuando un examen de sangre arrojó resultados anormales. Los médicos observaron una irregularidad en el abdomen de la pequeña, que terminó por confirmarse como un neuroblastoma, un tipo de cáncer en los riñones.

Nicky Foxley

“No había oído hablar de eso. Dijo que era difícil de tratar, pero que habían logrado grandes avances en los últimos años. Me derrumbé, llorando ‘mi niña no puede morir‘. Le prometí que no buscaría en Google el neuroblastoma“, contó Nicky.

“En las horas más oscuras, es asombroso cómo te las arreglas para hacer frente, para poner una sonrisa en el rostro de alguien cuando está pasando por el infierno“, expresó la madre.

Nicky Foxley

Después de sesiones de quimioterapia, en marzo de 2020 extirparon el tumor en Elara, lo cual salió de manera exitosa. Sin embargo, la mejoría de la niña comenzó cuando la pandemia de COVID-19 se extendía por todo el mundo e hizo que los familiares no pudieran estar cerca en este momento tan difícil.

Luego vinieron sesiones de quimioterapia más fuertes, hasta que por fin le dijeron que todo se había acabado.  “Al escuchar las palabras ‘sin evidencia de enfermedad’ me derrumbé, lo habíamos logrado“, exclamó.

Nicky Foxley

“Pero yo sabía que podía volver fácilmente, así que ella comenzó el tratamiento de inmunoterapia, enseñándole al cuerpo a combatir el cáncer si volvía. Es un milagro verla ahora, riendo, bailando por la habitación“, comentó la madre.

Nicky Foxley

“Esta Navidad en casa con ella era el único regalo que quería. Y, por supuesto, Tinkerbell esparcirá su polvo mágico en su cabeza por la noche para que su cabello vuelva”, expresó.

Puede interesarte