Por Cristofer García
1 septiembre, 2020

“El bebé comenzó a llorar y mi profesor insistió en que no le importaría alimentarlo y mecerlo hasta que ella terminara”, contó uno de los estudiantes.

La relación que existe con los profesores a veces puede ser tan cercana que ellos se convierten en una autoridad, que no solo nos echa una mano en el ámbito educativo, sino que también puede ser de mucha ayuda para los asuntos personales.

Cuando se presentan ese tipo de docentes, en los cuales se puede confiar para problemas más allá de lo académico, es algo que se valora en gran medida. Esto le sucede a esta alumna, la cual ante la imposibilidad de que alguien cuidara a su bebé, tuvo que llevarlo a clases. Sin embargo, lejos de ser un inconveniente para el profesor, este se dedicó a alimentar al pequeño mientras ella estudiaba.

Unsplash

“Una chica de mi clase de geografía tuvo que traer a su recién nacido a clase hoy. El bebé comenzó a llorar en medio de nuestro cuestionario. Cuando lo sacó para abrazarlo, mi profesor insistió en que no le importaría alimentar al bebé y mecerlo en el asiento de seguridad hasta que ella terminara”, escribió Ben Williams, en una publicación en su cuenta en la red social Facebook.

Ben Williams

En la fotografía se puede apreciar al maestro de rodillas dándole un tetero al bebé, que se encontraba acostado en su cuna. Esta ayuda le sirvió a la estudiante para continuar con al asignación y no quedase atrás para atender al niño.

“Este es mi tan maravilloso y dulce profesor arrodillado”, agregó Williams.

Unsplash

Esto demuestra el noble corazón que tiene el profesor para interrumpir parte de su clase para poder auxiliar a una alumna en apuros. Todos en esta clase deben sentir orgullo de tener a un profesor tan bueno y servicial como lo es él.

Unsplash

La publicación se volvió viral en redes sociales y ya cuenta con 1.000 comentarios, mientras que ha sido compartida más de 1.700 veces.

Puede interesarte