Por Cristofer García
18 agosto, 2020

José Jovino Da Silva se monta en su moto y va hasta cada de uno de sus hogares durante la pandemia, para que nadie pierda clases. Es un héroe sin capa.

Si durante esta pandemia de COVID-19 los trabajadores del sector salud son los héroes, por combatir el contagio y exponer sus vidas, los profesores también merecen un gran aplauso por el esfuerzo que hacen para mantener a sus alumnos bien educados, aún cuando es casi imposible.

Por ello, el maestro José Jovino Da Silva, de 60 años, debe ser muy apreciado por sus alumnos, luego de que en medio de esta emergencia sanitaria él hiciera el mayor de los sacrificios por seguir impartiendo clases, en especial a aquellos estudiantes de pocos recursos en las zonas rurales.

JC

Da Silva, maestro en la Escuela Profesora Porfíria de Araújo, en la ciudad de Tacaimbó, al este de Brasil, se ha preocupado tanto porque sus estudiantes continúen con sus actividades, que él mismo va en moto hasta las casas de sus alumnos que no cuentan con internet, luego de que las escuelas cerraran.

JC

“El (Departamento de Educación del municipio) me informó que iba a trabajar en línea con los chicos. Yo dije: ‘aquí en el campo no hay internet, solo hay en cuatro casas, de 14 casas. ¿Asistencia a clases de cuatro casas y (las otras) diez? ¿Cómo se hace?”, preguntó, según reseñó JC.

JC

Pero él no se quedó de manos atadas y en vez de dejar excluidos a sus alumnos de menos recursos, decidió tomar una iniciativa para ayudarlos. Por eso, desde que se suspendieron las clases presenciales, Da Silva imprime las actividades, monta su moto y va hasta sus hogares cada fin de semana.

“He observado el interés que tienen los padres en resolver actividades con los niños”, comentó. Los padres están muy agradecidos con este esfuerzo del profesor Da Silva.

JC

“Es mucho, los chicos se desarrollan un poco más, quedarse quietos es peor”, dijo la agricultora Adilma Severina y representante, en cuanto al seguimiento de los alumnos en estos tiempos.

JC

Para José Jovino la educación es un factor fundamental en la sociedad y eso lo sabe muy bien, luego de 30 años de labor. Él mismo estudió en esta misma escuela en la que ahora trabaja y no podría sentirse más orgulloso de la carrera que eligió, inspirado en sus profesores. Así mismo quiere motivar a sus estudiantes.

JC

“El desempeño es bueno, cuando paso por las casas, les hago fotos leyendo, maravilloso. He notado que el aprendizaje va bien”, afirmó Da Silva.

Puede interesarte