Por Alejandro Basulto
30 agosto, 2019

El maestro de escuela pública, Ashish Dangwal, se fue entre abrazos y lágrimas de un centenar de personas, entre ellas, niños, jóvenes, adultos y ancianas.

Ser profesor no es solo tener una unas las profesiones más importantes de la humanidad y su historia, sino que es además realizar un trabajo hermoso, lleno de momentos que llegan a lo más profundo del corazón. Porque los maestros no solo enseñan, sino que también educan, es decir, no solo muestran y entregan conocimientos, sino que además guían a sus estudiantes con su ejemplo y doctrina en la sala de clases. Por algo, la presencia de un gran profesor, siempre, tarde o temprano, termina siendo destacada.

Ashish Dangwal

Como por ejemplo ocurrió recientemente en la India, en la aldea de Bhankoli en Uttarkashi, en la que estudiantes y aldeanos se despidieron de un querido profesor con lagrimas en los ojos. Melancólica tormenta de llantos, que fue acompañada por los sonidos de los abrazos, en una ceremonia que también fue complementada con la melodía de homenaje y cariño de los tambores. En medio de toda esa gigantesca y merecida despedida, se veía al profesor Ashish, con los ojos llorosos y visiblemente emocionado por como lo estaban despidiendo.

Ashish Dangwal

Ashish Dangwal, quien subió su emocionante y multitudinario adiós en una publicación en su Faceboook, es un profesor de la escuela gubernamental Inter College, ubicada en Uttarakhand. Él recientemente ha sido transferido a otro establecimiento educativo, viéndose obligado a dejar la aldea. Y en su paso por la escuela de este pueblo que hoy lo despide, sus esfuerzos intentando mejorar el nivel educativo en las aulas, fueron notados y elogiados por todos. Y tras tres años en la escuela gubernamental, se ganó una despedida como la que muestran las imágenes.

Ashish Dangwal

Aldeanos de las aldeas de Bhankoli, Naugaon, Agoda, Dandalaka, Sheku, Gajoli y Dhasra, fueron los que fueron a despedirlo en su último día de trabajo como profesor de la escuela gubernamental del distrito. Llevándose los abrazos y las lágrimas, de un centenar de estudiantes, apoderados y demás habitantes del poblado, junto con él en su viaje.

Ashish Dangwal

Puede interesarte