Por Valentina Miranda
22 noviembre, 2021

Los estudiantes iban atrasados a rendir su examen de ingreso a la universidad por los problemas del bus y tuvieron que correr. Leandra Araújo no podía hacerlo bien por la condición de su pierna, pero el docente José Francisco do Nascimento llegó para salvarla.

La empatía y solidaridad son virtudes que muchas veces se cree perdida en le mundo, pero siempre aparece alguien que demuestra tenerlas. Nunca es malo darle una mano a una persona que necesita ayuda, y mejor aún es ofrecerle los brazos.

No en un sentido netamente literal, por supuesto, pero lo ideal es siempre entregarle todo a quien más lo necesite en el momento. Un caso así ocurrió en la ciudad de Fortaleza (Brasil), en pleno contexto de los exámenes de ingreso a las universidades cuando una chica que tenía su pierna derecha vendada fue cargada en los brazos de un profesor que se encontraba en el lugar para que llegase a tiempo a rendir el suyo.

Las fotografías fueron difundidas en diversos medios locales, y son épicas de ver por el gran gesto del hombre.

TV Verdes Mares

La joven llamada Leandra Araújo, de 17 años, desea estudiar enfermería para ayudar a los demás, y sorpresivamente recibió la ayuda de alguien más para llegar a su meta. Aunque esta situación de carrera se inició debido a que el bus que llevaría a los estudiantes de su escuela, incluida Leandra, sufrió unos problemas para partir y tuvieron que conseguirle otro vehículo a los estudiantes, según O Povo.

Obviamente esto los atrasó para rendir su examen en la Universidad Estatal de Ceará, para el cual se prepararon con mucho tiempo, ya que los ayudará a decidir sobre su futuro. Como llegaron pocos minutos antes del cierre de puertas, tuvieron que correr como nunca antes en sus vidas, pero para Leandra fue difícil por su pierna vendada.

Cuando estuvo a punto de rendirse, justo apareció el profesor José Francisco do Nascimento, apodado Byzzé, quien la tomó en sus brazos y corrió cargándola para ayudarla. Fue tan rápido que lo logró.

Crédito: Suzete Nocrato

El hombre también iba en el bus que los llevó, y menos mal que estaba presente porque el final hubiese sido otro. Para Leandra fue una alegría tremenda y se sintió muy valorada al no haber sido ignorada. “Cuando Byzzé me cargó en sus brazos, me sentí importante. Pude entender, a través de esta actitud extrema, cómo se preocupan por mí en la escuela y creen que soy capaz”, comentó la chica a O Povo.

“En ese momento, lo que me vino a la mente fue que no podía dejar a ninguno de ellos atrás. Esto me motivó a tener una actitud positiva y literalmente llevar a Leandra en mis brazos. Creo que hago este gesto a diario con todos los alumnos, sin que se den cuenta”, detalló el profesor al mismo medio.

Crédito: Bárbara Moira

Este será un día que Leandra y Byzzé nunca olvidarán. Como ella estudió mucho para rendir su examen, seguramente le irá muy bien, además será una gran profesional porque intentó correr mientras su pierna no estaba en su mejor condición, lo que demuestra que pese a las dificultades, ella da lo mejor de sí.

Puede interesarte