Por Felipe Costa
25 enero, 2021

“¿Recuerdas que te dije que quería salvar vidas? Ahora salvaré la tuya”, dijo Wallace Pinheiro, quien se convirtió en doctor gracias a Marcos Araújo cuando le financió los estudios. Hoy 10 años después, ambos le deben la vida al otro.

Todo acto que hacemos en el presente tendrá una consecuencia en el futuro. La vida es una cadena de decisiones que van formando a las personas y cómo obremos con los demás, es una muestra de cómo queremos que se forme una sociedad. De esta misma manera, un profesor que le dio la oportunidad a un joven de estudiar medicina, fue salvado por esa misma persona años después, informa Globo.

Wallace Pinheiro

Marcos Araújo, un profesor de química, ingreso hace unas semanas al hospital tras presentar fuertes síntomas de Covid-19. Con un 80%de afección pulmonar, fue trasladado a urgencias donde pasaría 20 intensos días luchando por su vida. Pero lo impresionante es que el doctor que lo atendería sería nada menos que un ex alumno suyo.

Wallace Pinheiro apareció en la sala y fue reconocido inmediatamente por el profesor, que creía estar alucinando. Aquel joven que se acercó un día a su despacho pidiendo una oportunidad para estudiar, le salvaría la vida.

Globo

En 2010, el Pinherio no tenía dinero para continuar sus estudios. De familia humilde, hijo de una empleada doméstica, no poseía la base suficiente para pasar los exámenes para la universidad, así que se acercó al despacho de Araújo quien dirigía un curso, con la intención de pedirle una oportunidad. El profesor le preguntó cuál era su motivo para aprender medicina y  el joven le contestó algo que hasta le día de hoy recuerda: “Para salvar vidas”.

Araújo tiró las fichas por el chico y le financió los cursos preuniversitarios. Pinherio asistió a cada clase con puntualidad y luego seguía estudiando en casa. A fin de año, pasó los seis exámenes médicos necesarios.

Wallace Pinheiro

10 años después se volvieron a encontrar, pero esta vez sería el ex alumno quien devolvería la mano. El ahora doctor se acercó a su paciente y lo reconoció. Jamás pensó que se daría una situación como aquella, provocándole una sensación de responsabilidad gigantesca.

“En ese momento, ni pensé que pudiera ser él. Me detuve y dije: ‘Dios, ayúdame. Ayúdame a salvar la vida de Marcos’. Era una gran oportunidad que tenía para devolver lo que me dio”.

–Wallace Pinheiro a Globo

La presencia de Wallace tranquilizó a Marcos, luego de que el doctor le dijera “¿Recuerdas que te dije que quería salvar vidas? Ahora salvaré la tuya”. Por semanas los esfuerzos de Pinheiro estaban al máximo, ya que además de atender a los demás pacientes no podía dejar que la persona que le cambió la vida muriera y pese a la exigencia, demostró ser un profesional completo.

Wallace Pinheiro

Marcos Araújo se recuperó en octubre de COVID-19 sin secuelas, regresó a su casa y desde entonces ha mantenido el contacto con Wallace. Ambos están agradecidos uno con el otro, creando una amistad para toda la vida.

Puede interesarte