Por Constanza Suárez
1 junio, 2020

“Ellos viven con sus abuelos que no saben leer ni escribir, no tiene computador, internet, esto es para su vida”, comentó sobre sus alumnos la maestra Inés González.

La pandemia de coronavirus ha complejizado varios escenarios. Además de las lamentables muertes que suceden a diario por la enfermedad, miles de personas han perdido su empleo, hay hambre y niños se han visto obligados a educarse por internet. Pero la crisis sacó a relucir todas las desigualdades: no todos los pequeños cuentan con los elementos para lograrlo.

En Chile la situación ha empeorado con el paso de los días. Actualmente hay más de 100 mil contagiados y ya superaron la barrera de los mil fallecidos. Aunque la capital, Santiago, es la más afectada, hay regiones que han sufren por otras aristas, como el aislamiento y falta de recursos.

Unsplash

En la Región del Biobío, al sur del país, la historia de una profesora saltó a la luz provocando la admiración de las redes. Inés María González viaja en carreta para entregar material educativo a sus estudiantes que no cuentan con internet. 

Alguno de sus alumnos viven en sectores rurales muy alejados de la comuna de Santa Juana, donde está la escuela Poduco Alto. De hecho, normalmente el establecimiento funciona como internado para que estos niños que viven lejos puedan educarse.

Twitter Cristofer Espinoza

“Tenemos que llegar en carreta para poder ver a sus familias, ver en las condiciones que están los alumnos, cuáles son sus necesidades y poder ahí apoyarlos para que ellos puedan entender”, contó la maestra al portal chileno Cooperativa

“Se les dificultan mucho sus aprendizajes, ya que la mayoría de sus padres, ellos viven con abuelitos que no saben leer ni escribir, no tienen conectividad, ni teléfono, ni internet, entonces, viven en un aislamiento sociocultural muy grande y lo único que les aporta y puede favorecer el desarrollo de su vida es la escuela”, continuó. 

Twitter Cristofer Espinoza

Inés también mencionó la difícil tarea para los profesores, quienes deben caminar kilómetros para llegar a sus hogares cuando no cuentan con la carreta.

Unsplash

¡Toda nuestra admiración para Inés por su entrega y a todos los profesores!

Puede interesarte