Por Alejandro Basulto
8 junio, 2020

Miriam Mabel es docente en la Escuela intercultural bilingüe N°10, en una comunidad diaguita-calchaquí, teniendo pocos de sus estudiantes acceso a la web. Ella hace lo necesario por no descuidar a ninguno.

Argentina es uno de los tantos países afectados por la pandemia del coronavirus, por lo que para hacer frente a esta amenaza a la salud de sus habitantes, el gobierno de la nación desde temprano implementó una cuarentena obligatoria a toda la ciudadanía con la intención de disminuir la tasa de contagios. Lo que estadísticamente ha funcionado, viéndose también los argentinos obligados a adaptarse a esta nueva realidad, en el que el mayor tiempo de sus días, semanas y meses, lo pasan encerrados en sus hogares. Y esto incluye, claramente, también a la enseñanza escolar.

Jujuy al Momento

Realidad ante la cual, muchas escuelas, colegios y universidades han tenido que adaptarse, implementando diferentes metodologías para continuar con sus clases. Es ahí donde por ejemplo aparecen herramientas como Zoom, que permitiendo videollamadas grupales, facilita una enseñanza online. Pero no todos tienen internet, y esa es la realidad de Miriam Mabel Lera, profesora de 2do grado en la Escuela Nº 10 de Amaicha del Valle.

Debido a que sus estudiantes, son pequeños de siete años que viven en una comunidad diaguita-calchaquí de Amaicha del Valle, en Tucumán, no teniendo todos acceso a internet ni a los aparatos necesarios, como es el caso de los celulares o un computador portátil. Una compleja situación, que se replica en muchos de los 270 estudiantes de la Escuela intercultural bilingüe N°10.

Jujuy al Momento

Fue de esa manera, que estando decidida a impartir sus clases por muy difícil que sea el panorama, que Miriam decidió comunicarse con el cacique, el líder indígena de la comunidad, para llevar a cabo sus enseñanzas a través de la radio comunitaria. Y fue un éxito.

“Cuando inició la cuarentena, como todos los docentes del país nos quedamos viendo de qué manera íbamos a mantener el vínculo con los niños. A mí no me cerraba el tema del whatsapp porque uno conoce la realidad de los chicos, conocemos a las familias y las condiciones en las que viven, entonces para mí no era fácil pasar la clase por video y que la descarguen, yo sé que no cuentan con celular (…) Le dije [al cacique] que quería ver cómo me sale dar clases a través de la radio, radio tienen la mayoría. Le avise a los padres y comenzamos los primeros días de abril y por suerte bien. Les hablo a los chicos y a la familia como si me estuvieran mirando, le doy recreo también con música que a ellos les guste”

– dijo a Jujuy al Momento, la profesora Miriam Mabel Lera.

Jujuy al Momento

Esta docente tiene a su cargo a 38 niños, y al ver el éxito de su metodología radial, más colegas suyos se sumaron a utilizarla. Volviéndose de esa manera, la radio comunitaria una herramienta fundamental para los profesores, estudiantes y sus familias.

“Hemos conseguido en este tiempo y de esta forma avanzar con el aprendizaje y no cortar el vínculo. Lo mejor es que mucha gente mayor nos escucha y ellos nos dicen que también están aprendiendo”

– comentó Miriam.

Esta profesora ha vivido toda su vida en Amaicha, una comunidad rodeada de exuberante vegetación y donde viven 8.000 personas, bajo un gobierno indígena que consiste de una asamblea general, un concejo de siete ancianos y un cacique a cargo de ser el secretario ejecutivo y el guardián del territorio, los bienes y los proyectos.

Puede interesarte