Por Macarena Faunes
11 noviembre, 2019

Myles y Tanner nos dan una lección de empatía. A sus cinco años, no se discriminan por su color de piel.

La inocencia de los pequeños es tan grande, que no conoce de discriminación o actos racistas. Ellos ven a todos por igual, nadie es una mala persona o es superior a alguien. Una lección de confianza y humildad que debemos aprender los más grandes. Si tuviéramos los mismos ojos que ellos, no existiría la maldad en este mundo.

Myles es un niño de cinco años que va en Kindergarden. Él y su amigo Tanner son mejores amigos por siempre. Lo quiere y respeta como un hermano. Hacen todo juntos y pasan mucho tiempo jugando entre sí. Se estiman demasiado, por eso Myles le pidió a su madre que los vistiera iguales para ir al colegio. Querían que fueran «gemelos» por un día. ¿Acaso no es lo más tierno que existe? 

Facebook Britney Tankersley

Britney, su madre, recibía con recelo la manera de que su hijo le hablaba de Tanner. Pronto descubrió que no tenía de qué preocuparse. Es una amistad pura y verdadera, afirmó a Shareably.

Facebook Britney Tankersley

“Él siguió y siguió sobre cómo se veían exactamente iguales. Me dijo: «Ambos tenemos ojos marrones, ambos tenemos cabello oscuro».Él se mostró inflexible».

-Britney Tankersley a Shareably-

Facebook Britney Tankersley

La joven intentó localizar a la madre de Tanner, pero no lo logró. Fue a una tienda cerca de su casa en Alabama y compró dos lindas camisas a cuadros, tipo «Future Leader», en su talla. A la mañana siguiente, vistió a su hijo con este atuendo y mandó la replica en un bolso para su amigo. Le pidió a la maestra que tomara una fotografía de estos «idénticos». Quedó impresionada por la inocencia y pureza de Myles. Se nota que lo educó sin odio en su corazón.

Facebook Britney Tankersley

“Obviamente dos niños muy diferentes, pero Myles no vio eso. ¿No sería el mundo un lugar mejor si pudiéramos verlo a través de los ojos de un par de niños de cinco años?»

Básicamente estaba llorando porque era muy dulce. Obviamente, sé que no se parecen en absoluto. Pero él no vio eso, ¿sabes? Espero obtener una foto de otro niño blanco con piel clara y cabello castaño, lo que sea, pero no lo entendí en absoluto. Y dije: ‘Eso es lo más dulce del mundo entero». 

-Britney Tankersley a Shareably-

Facebook Britney Tankersley

La amistad entre Myles y Tanner es una de las más verdaderas y leales de las que he escuchado. Ojalá tuviera la pureza con la que Myles mira al mundo. Sin rencor ni maldad, este niño no discrimina a nadie por su color de piel. Sin duda, una lección que debemos aprender los adultos.

Puede interesarte