Por Luis Lizama
1 junio, 2021

Para quienes provienen de un origen humilde, estudiar es de las únicas formas de salir adelante. Las madres muy bien lo saben y por eso guían nuestro camino, repitiéndonos hasta el cansancio que debemos estudiar. ❤️

Muchas veces tras el éxito de una persona está una familia entera. Desde el inagotable trabajo de papá, hasta los sabios consejos de mamá. Ellos son un pilar emocional, que nos guía por el buen camino, incluso a pesar de la rebelde juventud.

El protagonista de esta historia, llamado Edward, sabe de lo que hablamos. El –ahora– joven profesional, literalmente no sería nada sin su madre.

Apenas se graduó, todavía con la toga y su vestimenta, partió donde mamá para arrodillarse y agradecer por haberlo mandado a la escuela. Una imagen que refleja el sentir de todo hijo, que vale más que mil palabras.

LinkedIn Ayodeji Odeyele

Edward ha demostrado que no se avergüenza de su origen humilde, ni de los sacrificios que debió hacer mamá para criarlo. Sin importarle el suelo sucio, se arrodilló y agradeció con todo su corazón.

La humildad le hizo sacar aplausos, con muchos comentarios positivos donde incluso aseguraban que su linda actitud le traería buenos frutos al futuro.

Esta inspiradora historia fue compartida por un usuario de la red social LinkedIn, identificado como Ayodeji Odeyele, quien compartió las imágenes y una texto de referencia. 

LinkedIn Ayodeji Odeyele

La publicación se hizo viral rápidamente, con muchísimos comentarios y reacciones de otros usuarios.

“Fue un momento emotivo para Edward y su mamá, ya que se puso de rodillas en el mercado donde ella trabaja para agradecerle por todos los sacrificios que lo ayudaron a finalmente graduarse!”.

–escribió el usuario de LinkedIn–

Imagen referencial – Pixabay

El sacrificio de una madre o un padre por sus hijos no tiene límites. En muchos casos dejan de comer para alimentar a sus bebés, para darles un mejor pasar y un futuro digno. No se trata de romantizar la pobreza, pero sirve para ejemplificar su eterno amor y sabiduría.

Ojalá fueran eternos.

Puede interesarte