Por Isidora Fuenzalida
10 noviembre, 2020

Tras la muerte de su esposa, un hombre estadounidense tuvo que buscar un nuevo propósito en la vida. La solidaridad y cariño que lo caracterizan, ha ayudado a cientos de niños.

Roy Austin, un hombre de Carolina del Sur en Estados Unidos, fue a un safari en África el año 2018, en donde su único objetivo era disfrutar de unas tranquilas vacaciones y conocer más de cerca la vida silvestre africana en su hábitat natural. Terminó encontrando algo mucho más significativo para él.

A pesar de que Austin disfrutó de la experiencia de ver leones, elefantes y otros animales salvajes, lo que más le impactó y cautivó fue la gente que conoció en la zona rural de Kenia, en particular la Escuela Primaria y Secundaria de Amboseli en el Parque Nacional Amboseli.

Libraries For Kids

Austin se hizo amigo de muchos profesores y estudiantes del lugar y se sorprendió al darse cuenta que no contaban con libros ni material escolar para los niños y lo difícil que era conseguirlos.

“A un maestro se le preguntó si tenían una biblioteca. Ella respondió: ‘No, pero nos encantaría tener una biblioteca’. Eso se me quedó grabado en la mente”.

–dijo Austin a WJCL

Cuando terminaron las vacaciones, Austin finalmente regresó a su casa en Bluffton, Carolina del Sur. Ahí encontró un proyecto que lo hizo feliz. Lanzó una Librería Internacional para Niños, con el objetivo de enviar libros a los pequeños escolares que conoció en su viaje a Kenia.

Libraries For Kids

“Todo proyecto que valga la pena tendrá problemas y obstáculos. Si te enfocas en los problemas nunca empezarás. Por el contrario, si te enfocas en el objetivo y resuelves los problemas a medida que surgen, casi todo es posible”.

–señaló Austin a WJCL

El hombre estadounidense ha puesto todo su cariño y trabajo en este proyecto. La organización no solo le ha entregado libros a las escuelas más pobres, sino que también le ha dado a Austin un nuevo sentido a su vida luego de que su esposa falleciera a comienzos de este año.

Libraries For Kids

Mucha gente le dijo que este proyecto iba a fracasar y que enviar libros a otro continente era muy caro. Sin embargo, este hombre no se rinde ante su nuevo propósito y en un futuro, espera comenzar a enviar donaciones a pequeños pueblos de América del Sur.

Puede interesarte