Por Diego Aspillaga
3 enero, 2020

A Brett Cripps no le importó perder su casa y todas sus pertenencias. Al ver que sus vecinos no tenían como escapar, los subió a su bote y les salvó la vida. 5 adultos y 7 niños sobrevivieron gracias a él, eso no tiene precio.

Iba a ser un año nuevo inolvidable. Estaba toda la familia reunida y aprovecharían el verano australiano para pasar las fiestas juntas. Habría comida, fuegos artificiales y juegos, todo sería perfecto. Al menos ese era el plan. 

Y es que con los masivos incendios forestales que afectan al sub continente, los planes de las familias Cripps y Flaxman cambiaron drásticamente el pasado 31 de diciembre. 

Pixabay

Según publicó Yahoo, un incendio de gran magnitud se acercaba a sus residencias y, debido a que el uso de las carreteras estaba prohibido y era muy peligroso debido a la cercanía con las llamas, estaban virtualmente encerrados en sus hogares. Con asustados niños pequeños, mujeres embarazadas y ancianos, no eran un grupo fácil de transportar. 

Por lo remoto del lugar donde vivían, en el lago Conjola, a más de 200 kilómetros de Sydney, la ayuda se demoraría mucho en llegar. Las llamas, que consumían miles de hectáreas de bosques nativos secos a su alrededor, estaban cada vez más cerca y no tenían muchas opciones de escape. El tiempo se estaba acabando. 

Pixabay

Si bien la situación era complicada y peligrosa, son en este tipo de ocasiones en que surgen los verdaderos héroes, y para la suerte de esta numerosa familia, este caso no fue la excepción.

El vecino de los Flaxman, Brett Cripps, a penas salía de su casa cuando las llamas la alcanzaron. Al ver lo rápido de la propagación del fuego, el hombre tenía pocos minutos para sacar recuerdos y algunas cosas de valor de su casa. Pero hubo otra emergencia que le llamó más la atención.

A fuera de la casa de su vecino vio a toda su familia afuera de la casa, sin saber qué hacer y cada vez con menos tiempo disponible. 

Pixabay

Todos estaban en el muelle y la visibilidad era casi nula por el humo. A eso se sumaban casi 50 grados Celsius producto del incendio. Todo parecía perdido hasta que apareció Brett con su lancha.

Desesperados, los adultos pidieron al hombre salvar a los más pequeños, pero Cripps les dijo a todos que subieran. La lancha medía cinco metros y era probable que cediera ante el exceso de peso, pero por fortuna esto no sucedió.

Andrew Flaxman

Andrew Flaxman, padre de los niños rescatados ese día, le agradecía infinitamente a Brett que los haya rescatado y lamentaba lo que le había pasado a su casa. 

Pero a Brett no le importaba. El hombre logró salvar a 13 personas ese día, una casa quemada era un precio mínimo que estaba dispuesto a pagar.

Los héroes verdaderos surgen entre medio de todo el caos, la desesperanza y la desolación. Brett Cripps es uno de ellos. 

 

 

Puede interesarte