Por Macarena Faunes
26 septiembre, 2019

El oficial Cameron Tucker se encontraba cenando con su esposa en un restorán, cuando el joven entró a su rescate. Le dio paz en su angustia.

La empatía es uno de las virtudes más importantes en la vida. La capacidad de ponernos en el lugar del otro, de preocuparnos por su bienestar antes que el nuestro, estar en sus zapatos, nos ayudará a ser mejores personas. Si el dolor ajeno te es indiferente, preocúpate. Eso no es normal.

Un joven cristiano oró fervientemente por un policía al verlo muy angustiado por sus problemas. La mirada de la autoridad revelaba lo mal que lo estaba pasando en ese momento. No encontraba la solución a eso que tanto le aquejaba. El muchacho fue como una luz de esperanza.

Justine Tucker

El oficial del condado de Volusia, Cameron Tucker, se encontraba cenando con su esposa Justine, cuando un chico de color se le acercó. Vio tristeza y pesar en sus ojos, por lo que le pidió permiso para rezar por él. Le oró a Dios pidiendo protección ante su peligroso trabajo y un positivo resultado ante sus adversidades. Recordaron el amor de Dios.

Justine Tucker

El hermoso gesto fue divulgado en Facebook por la esposa de la autoridad. La mujer relató que cuando vio a su marido ser bendecido por el joven, se emocionó hasta las lágrimas. Están muy agradecidos. El amor que siente el señor hacia nosotros es constante e inmenso. Sintieron su presencia.

Justine Tucker

«Esta noche fue una noche que nunca voy a olvidar. Esta foto es un recordatorio del amor constante de Dios y el momento perfecto. Tuvimos un encuentro increíble, con un maravilloso joven llamado Juan. Se acercó a Cameron y le preguntó si podía rezar sobre él y su protección. Después de llorar, tenemos que tener una conversación increíble con este caballero. Él estaba en llamas para Dios y usted podría sentir su presencia en la habitación. Dijo que se había sentido obligado a hablar con nosotros y a orar por Cameron».

-Facebook Justine Tucker-

Justine Tucker

El muchacho era un cliente que se encontraba comprando comida en el local. No se trataba de un camarero ni un ladrón. Estuvo en el lugar y tiempo indicado para ayudar a Cameron a superar sus problemas.

Justine Tucker

Dios siempre llega en el momento preciso. El policía no sabía que hacer ante la adversidad. Estoy segura que con la oración del joven, saldrá muy pronto adelante. No olvidemos que su trabajo es muy peligroso. Está en constante peligro de sufrir una lesión fatal. Creo firmemente que también será protegido. El chico fue un ángel mandado por Dios.

Puede interesarte