Por Andrea Araya Moya
31 marzo, 2017

Definitivamente, las apariencias engañan.

Dicen que las apariencias engañan y que no es justo juzgar un libro sólo por su portada o un regalo por su envoltorio. Que la belleza está dentro de las cosas y no en el exterior. Y vaya que es cierto. En reiteradas ocasiones nos hemos topado con cosas que no tienen buena apariencia externa pero que, cuando miramos su interior, pueden estar llenas de tesoros y nos dejan boquiabiertos.

Llámalo suerte, o sólo buena intuición, pero lo que le pasó a este hombre de Nueva York es sencillamente espectacular.

Tom Cotter era un comerciante que vivía en Nueva York y que, un día, decidió retirarse y vivir tranquilamente junto a su familia. Tenía la idea de mudarse y vivir en Portugal, un lugar que le encantó cuando lo visitó en su adolescencia. Así que decidió comprar una vieja granja y pasar el resto de su vida ahí, informó DailyMail.

El lugar era enorme y estaba abandonado y, a pesar de que nadie creía que tuviera posibilidad alguna de vivir ahí, Tom abrió el lugar y lo que encontró dentro lo dejó impactado.

Intuh

Una enorme colección de autos clásicos estaba dentro del almacén y pertenecían a un coleccionista de autos, quien debido a malas inversiones, debió vender la propiedad con todo lo que estaba dentro.

Intuh

Había Aston Martin, Mercedez Benz, Alfa Romeo, Ford, entre otros. Todos esos autos valían millones y provocaron que Tom ahora se convirtiera en millonario al restaurarlos y luego venderlos.

BNPS

¡Qué afortunado!

Y, ya sabes: nunca juzgues algo por su apariencia.

Puede interesarte