Por Andrea Araya Moya
11 enero, 2018

La llamaban “Quasimodo”, de El Jorobado de Notre Dame.

Si miras a la modelo y bloguera Stina Sanders, probablemente jamás llegues a creer que cuando pequeña sufrió de las burlas de otros niños, ni tampoco que fue considerada “un monstruo”, o que la llamaban “Quasimodo”, por el personaje de “El Jorobado de Notre Dame”. Si miras a Stina, probablemente creas que siempre fue bella y envidiada, pero en realidad su vida fue otra.

Stina nació con un pequeño bulto en uno de sus ojos, lo que provocaba que este estuviera un poco más bajo de lo normal, y haciéndole ver como “Quasimodo”, según decían sus compañeros de clase.

Por su apariencia, Stina sufrió de bullying durante toda su infancia, llegando a perder su autoestima.

“Los niños de la escuela sólo me hacían enojar con sus sobrenombres. Siempre me molestaba cuando la gente me preguntaba qué tenía mi ojo, pero más que nada le pedí la cirugía a mis padres para seguir mi carrera como modelo”

-Stina Sanders en Instagram

Stina creía que no podría convertirse en modelo debido a su apariencia, así que decidió someterse a una cirugía cuando sólo tenía 13 años. Pero no es lo único que Stina ha hecho para poder mejorar su aspecto y el amor a sí misma.

 

In the words of Kim Kardashian: I just like this pic.

A post shared by STINA SANDERS (@stinasanders) on


Stina constantemente aplica botox en el área de sus ojos y su boca para así mejorar su apariencia. E incluso muestra el procedimiento a sus más de 100 mil seguidores en Instagram.


Actualmente Stina es una exitosa modelo

 

electric blue

A post shared by STINA SANDERS (@stinasanders) on

Y quiso hacer un llamado a sus seguidores para darles una lección y explicarles que nadie puede decirte qué hacer. Nosotros tomamos nuestras propias decisiones.

 

Te puede interesar