Por Constanza Suárez
9 julio, 2020

A los 18 años la madre de Chris Atoki lo echó de su casa. “Hace 4 años estaba sin hogar durmiendo en mi auto, duchándome en el gimnasio, preguntándome de dónde vendría mi próxima comida. ¡Hoy oficialmente soy propietario de una casa!”, tuiteó el joven.

Con 20 años, Chris Atoki compró su primera casa. Si bien puede sonar como un hito más bien común, para el joven es realmente especial: durante 4 años no tuvo un lugar donde vivir, sobreviviendo con muy poco dinero. Casi renunció a la vida, pero luego decidió seguir intentando. 

Cuando tenía 18 años, Chris tenía un horario difícil para alguien tan joven. Se levantaba a las 7 de la mañana todos los días, para asistir a clases hasta las 3 de la tarde. Más tarde debía completar un turno de 12 horas en su trabajo. Tomaba una siesta y volvía a la escuela. Necesitaba el dinero para pagar el alquiler de su madre. Todo marchaba bien hasta que un día su gerente le recortó las horas. 

Twitter @KingAtoki

Solo dos semanas después, su empleador lo dejó ir porque no estaba trabajando suficientes horas. “El único trabajo que tenía era llenar camiones y todavía iba a la escuela porque eso es lo que me enseñaron que tienes que hacer para lograrlo. El problema es que sin ingresos y sin ayuda de mis padres, perdí aún más”, dijo Chris en Thread Reader.

Chris ya no podía seguir en la escuela. Aunque solicitó cientos de becas, logró conseguir tan sólo una. Y aún así era imposible.

Las desgracias siguieron: después de una pelea con su madre, fue expulsado de su casa. Por un tiempo, trató de encontrar refugio, pero nadie lo acogió. “Me expulsaron en noviembre. Intenté quedarme en el sofá de mi abuela, pero no duró. Intenté quedarme con mi novia y a su padre no le gustó”, dijo  Chris Atoki.

Twitter @KingAtoki

Finalmente, su automóvil se convirtió en su único refugio. Fue entonces cuando se dio cuenta de que había tocado fondo. “Aparqué frente a Walmart, con menos de un dólar en mi cuenta. Creo que fue como $ 0,83 o algo así. Sin familia. Sin amigos. Sin dinero. Hambriento. Lloraba pensando en rendirme. Sólo intenté dormir”, contó Atoki.

Chris pensaba en terminar con su vida, pero cuando miró por el espejo retrovisor, se dio cuenta de que era “la única persona con la que realmente podía contar era yo mismo”. Encontró algo por lo que luchar: él. 

Entonces comenzó a solicitar todos los trabajos que se le ocurrieron. “Me refiero a cualquier cosa. Almacén, fábrica, empacadora de carne, asistente de DJ para bodas, lienzo de paneles solares (dos veces), agente de seguros, etc., y finalmente vendedor de colchones para una empresa a la que tuve que ir a conocer clientes”, contó.

“Ahorré lo suficiente haciendo estos trabajos extraños que pude pagar un anticipo y obtener otro automóvil. Hice este trabajo por un tiempo hasta que conducir 400 millas por día comenzó a desgastarme. Finalmente, solicité el ingreso a Mattress Firm y obtuve el trabajo”, continuó.

Twitter @KingAtoki

Chris quería seguir estudiando y encontró Lambda School, donde podía estudiar en línea, sin pago inicial y con la opción de pagar cuando tuviera un salario.  El único problema era que Lambda solo ofrecía programas de tiempo completo y Chris ya estaba trabajando en un horario de tiempo completo.

Después de completar su educación con Lambda, Chris se convirtió en un asistente de enseñanza y quería retribuir. “Quería ayudar a los estudiantes a lograr los mismos objetivos que yo y obtener la misma orientación que quería. Le di todo a cada uno de ellos y ellos lo saben. Todos los cientos de ellos”.

Chris luego solicitó un trabajo de tecnología en Filadelfia. Su salario se duplicó y siguió trabajando. Su esfuerzo finalmente dio frutos: se compró su casa propia. Contra todo pronóstico, tuvo éxito. “Hace 4 años estaba sin hogar durmiendo en mi auto, duchándome en el gimnasio, preguntándome de dónde vendría mi próxima comida. ¡Hoy oficialmente soy propietario de una casa!”, escribió en su cuenta de Twitter.

Puede interesarte