Por Javiera Spröhnle
6 febrero, 2017

Una realidad mucho más común de lo que pensamos.

Carrie tiene 108 años… sí, ciento-ocho-años, ha llevado una vida muy feliz, dedicada principalmente a sus hijos y el hogar que, junto a su marido, construyeron el 1935. Cuando cumplió los 86 años, por ahí por el 1995, su marido murió y aunque la pérdida fue muy triste, Carrie nunca perdió su vitalidad y ánimo, siguió llenando de energía su hogar. Pero, cuando cumplió los 105 años de edad, todo cambió…

NBC4

Con 105 años, se le hizo imposible seguir viviendo y manejándose sola. Se vio en la necesidad de irse a vivir a un hogar para ancianos en Ohio que, si bien era muy costoso, con sus ahorros y su Medicaid (seguro de salud del gobierno estadounidense que ayuda a muchas personas de bajos ingresos a pagar sus cuentas médicas) debería haber alcanzado para que Carrie muriera tranquilamente en ese lugar.

Lamentablemente, tres años más tarde los ahorros se acabaron y el hogar ya no aceptaba Medicaid. Devastada, Carrie comenzó a darse cuenta que tendría que, nuevamente, mudarse del lugar al que ya tan acostumbrada estaba…

NBC4

Todo el personal del hogar estaba conmovido con la idea de perder a Carrie. Para ella fue devastador: no tenía a donde ir, el estrés de mudarse sería terrible para su edad y ya estaba muy cómoda en el lugar, a sus 108 años de edad.

Su hija, Susan Hatfield, en la desesperación, tuvo una brillante idea. Había escuchado de las campañas en GoFundMe y decidió hacer el intento: tuvo éxito, logrando recaudar 10.000 dólares de los 40.000 que contemplaban el total de la meta. Entonces, la suerte fue aún más grande, cuando los medios locales se interesaron por la noticia.

NBC4

Frente a las cámaras, Susan dijo “mi mamá siempre ha dicho que el Señor cuidará de ella; “solo espero que el Señor no esté por encima de trabajar con GoFundMe”, dando un poco de humor a la conmovedora historia. Así logró tocar el corazón de muchos y en menos de lo que imaginaba no solo logró alcanzar la meta, sino que superarla con creces. 

NBC4

Ahora, Cerrie podrá pasar un año más en el hogar y, todos los excedentes, serán donados a la iglesia a la que asiste, en honor a todos quienes la ayudaron.

NBC4

Respecto al “secreto” que explica su laaaaarga vida, Carrie explica que simplemente se alimenta de productos naturales desde que tenía aproximadamente 67 años.

NBC4

Un final muy feliz para esta longeva ancianita. 

Puede interesarte