“Mi persona no ha cambiado mucho, aunque tengo mucha más confianza y estoy más motivada cada día”.

Alrededor de su cumpleaños 21 lo decidió: iba a hacer un cambio en su vida y tratar de bajar de peso. Jennifer Ognenovski acababa de volver a Australia tras un viaje a Europa y se había dado cuenta de que estaba en un pésimo estado físico. No había disfrutado el viaje porque estaba constantemente acalorada y agotada.

“Había viajado a Europa y no podía lograr nada. Estaba demasiado cansada luego de caminar a cualquier parte”.

-Jennifer Ognenovski-

La estudiante de Derecho inició un camino en pos de la salud que ya lleva más de un año y que ha compartido a través de su cuenta Jen’sHealth Journey (El viaje de salud de Jen, en español) en Instagram.

“Me encantaban las comidas aceitosas y con la presión de estudiar e ir a la universidad siempre me era más fácil buscar algo rápido y fácil. Luego llegaba a casa y no hacía nada”.

-Jennifer Ognenovski, citada en el Daily Mail-

Comenzó haciendo ejercicio -porque llevaba una vida completamente sedentaria- y con una dieta alta en proteínas y vegetales, muy baja en carbohidratos.

“Alrededor de mi cumpleaños 21 me senté y me di cuenta de que si pesaba 157 kilos a los 21 años, ¿dónde estaría en 10 años más?”.

-Jennifer, a Daily Mail Australia- 

Gracias a su dieta perdió 15 kilos y acudió a un cirujano plástico para realizarse una operación de manga gástrica.

Se operó en febrero de 2016 y luego le siguieron varias semanas en que tuvo una dieta muy restrictiva: primero solamente fluidos, luego comida molida y finalmente comidas suaves.

No solo cambió de dieta por la operación, sino que porque necesitaba un cambio de estilo de vida para no volver a subir de peso.

“Había luchado con mi peso por toda mi vida. Sentía como que era mi último recurso y que era lo que necesitaba hacer porque nunca estaba satisfecha y siempre tenía hambre”.

-Jennifer, a Daily Mail Australia- 

En los 5 meses que siguieron a la cirugía Jennifer perdió 57 kilos. Volvió a viajar a Europa y pudo disfrutar de una forma distinta:

“Mis niveles de energía estaban en el techo. Estaba subiendo montañas y escaleras para ver distintas cosas y ni siquiera me molestaba el calor de los días cálidos en Grecia”.

-Jennifer, a Daily Mail Australia- 

A la vuelta de su viaje se inscribió en un gimnasio al que empezó a ir dos veces al día, pero había algo que aún le incomodaba: el exceso de piel que tenía.

“Como había perdido tanto peso tenía exceso de piel y quería trabajar duro para arreglar eso. estaba feliz con cómo lucía en algunas ropas, pero no podía usar otras por mi piel”.

-Jennifer, a Daily Mail Australia- 

En febrero de 2017 se hizo dos operaciones para remover el exceso de piel que tenía y dice que las personas que le conocían en la escuela ya no la reconocen en la calle.

“La persona que está dentro no ha cambiado mucho, aunque tengo mucha más confianza y estoy más motivada cada día”.

-Jennifer, a Daily Mail Australia- 

Respecto al recibimiento que ha tenido su cuenta de Instagram, cuenta que -como sucede a menudo en internet- recibe comentarios negativos; sin embargo ella se concentra en la gente que le da buenas energías.

Soy feliz si tan solo una persona me dice que le he ayudado de alguna forma”.

-Jennifer, a Daily Mail Australia- 

Puede interesarte