Por Javiera González Ruiz
10 octubre, 2018

Aunque intentó salir de su situación, jamás pudo hacerlo. Hoy deja un hermoso recuerdo y una lección a todo el mundo.

Cuando vemos personas sin hogar, rara vez nos preguntamos cómo habrán llegado allí, y asumimos -tontamente- que llevan toda la vida en esa situación. Es que los vemos tan acostumbrados y siempre en los mismos lugares, que olvidamos que tienen un pasado.

Además, como suelen estar sucios y muchas veces bajo el consumo de alcohol o drogas, mucha gente piensa que son flojos y pretenden vivir de la vida “fácil” (aunque no sé qué tan fácil sea vivir en la calle), pidiendo limosnas para comer y poder costear sus vicios.

Sin embargo, este hombre que protagonizó un hermoso momento en Edmonton, Canadá, nos recordó que jamás debemos juzgar a alguien por cómo luce, pues en su interior puede ser totalmente distinto.

Youtube @VVRoz P

Resulta que Roslyn Polard caminaba por su ciudad cuando de pronto oyó un piano. La melodía sonaba hermosa, así que supuso que debía tratarse de algún músico profesional luciendo su talento, pero cuando se acercó se llevo una sorpresa que la dejó sin palabras… tanto, que quiso grabarlo para contárselo al mundo, porque de seguro sin imágenes no le creerían.

Era Ryan Arcand, un mendigo del barrio, que estaba profundamente concentrado en su música, pero que cuando la chica lo interrumpió preguntándole si podía grabarlo, no se opuso para nada, e incluso le comentó que él mismo la había compuesto.

Youtube @VVRoz P

El hombre jamás se imaginó que se viralizaría hasta el punto en que lo vieran más de 12 millones de personas.

Fue tanta la impresión que causó, que muchos quisieron saber más acerca de su vida, sobre todo del pasado que tenía y cómo había aprendido a tocar de esa forma el piano. Así que el Servicio Nacional de Radiodifusión de Canadá tardó 3 días en encontrarlo y pedirle una entrevista, en la que contó que por primera vez había tocado un piano a los 8 años en una casa de acogida.

Youtube @VVRoz P

Si bien la chica del video reunió fondos y sorprendió a Ryan con un nuevo piano solo tiempo después, su vida no cambió demasiado. El siguió teniendo problemas de salud mental y una fuerte adicción al alcohol que lo mantuvieron en la misma situación, hasta que murió a los 46 años, dejando un hermoso recuerdo y lección al mundo.

Mira aquí su música que logró cautivar millones de corazones:

Puede interesarte