Por Diego Aspillaga
29 julio, 2020

Sohna y Mohna, de 17 años, se apoyan mutuamente y se consultan mientras arreglan electrodomésticos para poder ser independientes. Son como dos técnicos en uno, y no se detendrán hasta cumplir sus sueños de lograr conseguir un título profesional.

Algunas personas tienen una vida mucho más complicada que el resto. Desafíos económicos, discapacidades físicas y accidentes han hecho de sus vidas un verdadero desafío que los que no tenemos esos problemas no podemos ni imaginar.

Y si bien algunos no logran superarlos para llevar una existencia feliz y plena, otros logran levantarse ante la adversidad y sorprender con su determinación para llevar una vida normal.

Gurpreet Singh

Ejemplo perfecto de esto son los hermanos siameses Sohna y Mohna, de 17 años, quienes han desafiado todas las expectativas que la sociedad tenía de ellos y han luchado para lograr ser auto suficientes e independientes.

Nacidos el 14 de junio de 2003, en el Hospital Sucheta Kriplani de Nueva Delhi, Sohna y Mohna tienen dos corazones, dos pares de brazos, riñones y médulas espinales, pero solo un hígado y vesícula biliar. Están unidos debajo del torso y tienen un par de piernas.

Cuando eran pequeños, fueron trasladados al All India Institute of Medical Sciences, donde los médicos decidieron no separarlos, ya que podría implicar la muerte de uno.

Gurpreet Singh

Sus padres los abandonaron, pero fueron recibidos en una nueva familia en Pingalwara el 13 de agosto del mismo año. 

A pesar de todas las desgracias que les ha tocado vivir, estos hermanos han demostrado que el espíritu humano es capaz de lograr cualquier cosa siempre y cuando se tenga la voluntad y el optimismo para lograrlo.

Estos hermanos, oriundos de Amritsar, India, viven en una casa especial para personas discapacitadas y han aprovechado su tiempo para perfeccionar sus habilidades para reparar electrodomésticos bajo la supervisión de su supervisor y amigo, Malkiat Singh.

Gurpreet Singh

Al crecer como individuos con características distintas pero con el mismo espíritu de superación y optimismo, Sohna y Mohna se animan mutuamente y se apoyan entre ellos para superar cualquier desafío. Y es esta misma determinación la que les permitió ganar habilidades que les permitirán ser y sentirse útiles

“Se nos llama cada vez que hay una interrupción en el suministro de energía en cualquier sala. Estamos entrenados ahora», dijo Sohna, con una sonrisa en su rostro al ser consultado sobre su trabajo.

«Nos consultamos entre nosotros mientras reparamos el problema», agregó su hermano Monha en una entrevista con el India Tribune.

Gurpreet Singh

“Sohna y Mohna son curiosos y brillantes, traviesos y alegres. Es bueno que hayan desarrollado una mentalidad técnica y hayan aprendido a reparar electrodomésticos. Otra ventaja es que llevan muchas herramientas de una sola vez con múltiples brazos ”, dijo su supervisor.

“Más tarde, pueden obtener un diploma o título de técnicos en Electricidad. Estamos comprometidos a hacerlos auto suficientes y llevar una vida digna”, agregó.

Discovery Communications

Estos adolescentes demuestran que nada es imposible si se tiene determinación, buena voluntad y esperanza en mejorar. Son un verdadero ejemplo.

Puede interesarte