Por Cristofer García
14 enero, 2020

Su perro murió cuando abandonaban la casa en llamas y quedó solo a su propia suerte. Una ingeniosa señal de SOS fue su salvación.

Lo primero que vio Tyson Steele fueron gotas de plástico caliente que caían sobre él. Era la madrugada y su cabaña se incendiaba. Sabía lo que sucedía, por eso se levantó apresurado a intentar tomar lo que pudiera llevar consigo, antes de que las brasas arrasaran con todo. Sobrevivió 23 días en precarias condiciones, en temperaturas inferiores a los 15 grados bajo cero.

Estaba solo en el medio de un bosque de nieve. Su vecino más cercano estaba a 20 millas de distancia. Su único acompañante, su leal perro Phil, murió al intentar escapar de las llamas. Desde el momento que salió de la cabaña en llamas, debía tomar las mejores decisiones para permanecer con vida.

Alaska State Troopers

De acuerdo al relato contado a Alaska State Troopers, el cuerpo de rescate que lo socorrió, al granjero de 30 años solo le alcanzó el tiempo para tomar sus botas, pantalones largos, una capa, un rifle con algunas municiones y un suéter de lana gruesa, mientras veía las enormes bolas de fuego por encima de su cabeza.

Alaska State Troopers

«Son las 1 o las 2 de la mañana y me despierto a una cabaña fría, ¿verdad? Entonces, me lleva un tiempo volver a dormir. Y, gotea, gotea, gotea: hay gotas ardientes de plástico que atraviesan el techo sobre mí. Entonces, salgo a recoger algo de nieve y veo que todo el techo está en llamas».

Tyson Steele a Alaska State Troopers.

Era el 17 o 18 diciembre, pero no recuerda la fecha con exactitud. Llevaba viviendo en esa cabaña de plástico solo desde septiembre de 2019, en el Valle de Susitna, Alaska, en Estados Unidos.

Alaska State Troopers

Lo primero que intentó hacer, entre el desespero que lo consumía, fue disparar algunos cartuchos de su arma para que alguien lo auxiliara. Pero nadie escuchó. También intentó apagar el fuego con palas de nieve, pero las llamas no retrocedían y su esfuerzo era en vano.

Recuerda que su grave error fue cuando colocó leña en su vieja estufa de manera apresurada, sin fijarse en que dejó un gran trozo de cartón en la estufa. De ahí la estufa escupió algunas chispas de fuego que quemaron el cartón y alcanzaron el techo. Pero lamentarse ya de nada le servía en ese momento.

Alaska State Troopers

Entonces, decidió concentrarse en cómo sobrevivir y fue en busca de alimento. En su cabaña tenía las raciones de comida para subsistir al menos dos años ahí dentro, pero todo se consumió con el fuego. Sin embargo, logró rescatar alguno enlatados de la dispensa, junto a algo de comida de larga duración. Trató de guardar las raciones quemadas para última instancia.

«Obtuve todas mis latas y pensé que tenía dos latas al día durante 30 días con raciones. También tuve un frasco de frijoles. Un par de tarros de mantequilla de maní, que era plástico derretido. Tenía un frasco de mayonesa, pero no toqué eso. La cuestión era que, tal vez la mitad de esas latas, se calentaron y se abrieron y el humo circula dentro de la lata».

Tyson Steele a Alaska State Troopers

Al principio comenzó a dormir en una cueva de nieve improvisada, para descansar. Luego su objetivo era construir un refugio más elaborado, en el cual se resguardó con una estufa para calentar la comida. Entonces Steele tuvo la idea que lo salvaría de su tragedia: frente al refugio, en una parte despejada, escribió un enorme SOS con ceniza de chimenea, en señal de auxilio.

SURVIVOR

On Thursday, January 9, Helo 3 responded to a request for a welfare check on Tyson Steele, age 30, at his remote homestead approximately 20 miles outside of Skwentna. He had not been heard from for several weeks. Late that morning, Helo 3 pilot Cliff Gilliland and Tactical Flight Officer Zac Johnson located Steele waving his arms near a makeshift shelter. An SOS signal was stamped in the snow outside. His cabin had burned down in mid-December killing his dog and leaving him stranded in subzero temperatures with no cabin, and no means of communication, for 23 days. Read the story in his own words athttps://dps.alaska.gov/getmedia/4d477f96-1d92-4082-8ec9-76dd97580108/Winter-Fire-Survivor_1-10-2020

Posted by Alaska State Troopers (Official) on Friday, January 10, 2020

Esperaba a que sus familiares y personas cercanas pidieran el rescate, luego de tantos días sin noticias de él. Planeaba salir a buscar su propia ayuda en el día 35 si la ayuda no llegaba. Pero lograron rescatarlo en el día 23. Un helicóptero, piloteado por el oficial Cliff Gilliland y el oficial de vuelo táctico Zac Johnson lo rescataron.

Él respondió, al ver el helicóptero, con señales con las manos. Lo esperaba una ducha y un combo de McDolnald, para recuperarse de la prueba se supervivencia que la vida le puso y que superó de gran forma.

Puede interesarte