Por Camilo Morales
19 agosto, 2021

“Soy un matón, toca la bocina si odias a los matones”, decía el cartel que se colgó Jacob Yager, de 13 años. Su padre, Michael, esperaba darle “una lección que lo avergonzaría y lo haría sentir como se sienten los niños”.

El acoso escolar y el bullying en las aulas es una problemática que ha existido durante muchas décadas, y a pesar de que cada vez más existan campañas para combatir estas situaciones, se siguen repitiendo a lo largo del mundo. 

Estas actitudes pueden provocar severos daños psicológicos en los estudiantes que lo sufren, ya que al estar constantemente expuesto a burlas, insultos y el rechazo de otros niños, se pueden generar trastornos de ansiedad y baja autoestima.

WESH

Pero así como existen campañas para combatir el bullying, hay ocasiones en que son los mismos padres quienes toman cartas en el asunto. Incluso, muchas veces son los mismos padres de los niños que acosan a otros quienes intentan solucionar aquellos problemas de conducta.

WESH

Eso fue lo que ocurrió en Florida, Estados Unidos, en donde un padre, llamado Michael Yager, quiso darle una lección a su hijo luego de enterarse que éste estaba propinando tratos abusivos y habiendo bullying a otros niños de su escuela, según informó WESH.

WESH

Michael se decidió por un estricto castigo para su hijo de 13 años, Jacob: lo hizo pararse en una esquina con un cartel colgado que decía “Soy un matón, toca la bocina si odias a los matones“.

Pensé que le daría una lección que lo avergonzaría y lo haría sentir como se sienten los niños“, dijo el padre, cuya acción generó polémica en redes sociales, ya que había muchas personas que lo apoyaban y muchas otras que criticaban su acción y la exposición de su hijo.

WESH

Según el adolescente, se sintió “avergonzado y un poco nervioso“. Sin embargo, para su padre fue una decisión “correcta“, ya que tuvo “una buena respuesta del vecindario” e incluso pudo conversar con algunos policías de la zona sobre su actuar con Jacob.

El joven, en tanto, expresó que “nunca se sabe por lo que alguien puede estar pasando. Si quieren ser matones, y lo sienten dentro suyo, les aconsejo que vayan a un consejero vocacional“.

Puede interesarte