Por Camilo Morales
18 noviembre, 2021

“Debes abrazar la piel en la que te encuentras y no dejar que los comentarios negativos te definan”, dijo Freya Wicks, quien sufre de nevus melanocíticos congénitos (NMC) en su piel.

En algunas escuelas es común que la convivencia entre estudiantes se vea afectada por el bullying o acoso escolar, el cual se produce, en ocasiones, cuando los defectos y características físicas son objeto de burlas y de agresiones.

Eso tuvo que vivir Freya Wicks, de 19 años, quien nació con unas extrañas manchas en su piel, las cuales se expanden por todo su cuerpo, según informó Metro UK.

Freya Wicks

La joven explicó que se trata de una extraña enfermedad que producen que su piel se cubra de nevus melanocíticos congénitos (NMC), o lunares no cancerígenos, los que tienen un aspecto similar a pequeños tumores.

Y como la preadolecencia y la juventud son etapas difíciles en las cuales existen muchos problemas de autoestima entre los jóvenes, para Freya esto fue peor aún. En su escuela siempre recibió burlas y acoso desde que era una niña pequeña, por lo que siempre estuvo en constantes tratamientos para hacer desaparecer estas manchas.

Freya Wicks

Eso derivó en que tuviera que asistir constantemente a controles y tratamientos con láser, los cuales son muy dolorosos. Sin embargo, estos tratamientos no siempre tienen éxito, y en su caso produjo que las manchas volvieran, cada vez más fuertes. 

Así estuvo durante muchos años, intentando borrar sus marcas oscuras a través de láser y maquillaje. “Empecé a notar que los niños no eran muy amables cuando tenía 6 o 7 años. Todavía recibo comentarios desagradables de vez en cuando“, explicó la joven londinense.

Freya Wicks

Me afectó bastante crecer e inlcuso ahora me molesta, pero eso dice más sobre ellos que están reflejando su energía negativa en mí“, agregó.

Ahora que ya tiene esa etapa un poco más superada, ha comenzado a aceptarse tal cual es. Además, quiere que ese mensaje llegue a más personas que tengan problemas similares, por lo que ha decidido dejar de maquillarse y mostrar su piel en redes sociales.

Freya Wicks

Sumado a eso, explicó que los procedimientos eran demasiado difíciles de realizar y no daban mucho resultado. Había costras y el proceso de curación fue bastante difícil. Lo dejé porque era demasiado doloroso y realmente no estaba funcionando. El pigmento seguía reapareciendo“, contó la joven. 

Para ella, con los años pudo acogerlo de mejor forma. “Me gusta contar mi historia para que otras personas que lo tengan o tengan algo similar no se sientan solas como yo (…) Nunca trataría de eliminarlos ahora. Soy única“, dijo.

Freya Wicks

Freya desea que más jóvenes como ella puedan sentirse seguras de sí mismas y seguras de sus cuerpos. “Debes abrazar la piel en la que te encuentras y no dejar que los comentarios negativos te definan”, cerró.

Puede interesarte