Por Catalina Yob
3 abril, 2017

Toda la tripulación volteó a ver de qué se trataba la inesperada petición.

De seguro has experimentado el dolor de cabeza que puede llegar a provocar el incesante llanto de un bebé al interior de un avión, y es que sin importar dónde te sientes o el destino al que te dirijas, siempre habrá un niño a quien le cuesta trabajo conciliar el sueño o tolerar los sonidos que provoca de manera natural un avión. La mayoría de las veces que esto ocurre nos quejamos en silencio, pero siempre olvidamos ponernos en el lugar de aquella madre, quien se siente profundamente incómoda por el comportamiento inherente y completamente natural de su hij@. 

Como suele ocurrir, había una pequeña niña en este avión, quien minutos después del despegue comenzó a llorar descontroladamente. Su madre, quien también debía cuidar de su hermana más grande, comenzó a desesperarse al ver que no podía controlar su llanto. La impotencia era tan grande que la madre comenzó a llorar tras ver que algunos de los pasajeros a bordo comenzaban a quejarse de la situación. 

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Fue en ese momento cuando un hombre, integrante de la tripulación del avión, se acercó al asiento en donde se encontraba la madre junto a sus dos hijas y les dijo que por favor lo acompañaran hacia el fondo del avión. Sin tener idea de lo que se trataba y asumiendo que sería algo negativo, la madre aceptó la petición y siguió sus órdenes de ir hacia la parte final de la aeronave. 

En lugar de recibir un reto, el hombre de identidad desconocida, comenzó a jugar con la pequeña niña que no dejaba de llorar. Sopló burbujas y hasta intentó establecer un vínculo con ella hasta que finalmente se calmó. La adorable escena fue vista desde cerca por los pasajeros, quienes quedaron asombrados por el increíble gesto.

"My heart…there was a mother and her 2 young girls in front of me on the plane and the baby suddenly had a very loud…

Posted by Love What Matters on Sunday, April 2, 2017

«Mi corazón… había una madre junto a sus 2 pequeñas hijas en frente de mí en el avión, pero el bebé comenzó a llorar fuertemente y sin cesar. Este empleado le pidió a la madre si podía acompañarlo a la parte trasera del avión. Miré hacia atrás y lo vi a él soplando burbujas para la pequeña niña, hasta que su llanto se detuvo. Además, le estaba dando pañuelos a la madre y consolándola porque ella también estaba llorando. Hay gente seriamente amable en este mundo». 

El registro del bello momento ha sido visto por más de 60.000 personas, quienes aplauden el gesto de amor por parte de alguien quien no tenía obligación alguna en ayudarlas. ¿Has sido testigo de una situación como esta?

Puede interesarte