Por Josefa Del Real
2 junio, 2014

Kate Ogg dio a luz mellizos prematuramente, y su bebé Jaime, no sobrevivió al parto. Le preguntó a los doctores si podía sostenerlo para despedirse de él, y lo abrazó por dos horas. Lo que pasó después prueba que existe magia en el tacto de una madre. ¡Tienes que ver esto!

Original: Por howlifebegan’s channel

Te puede interesar