Por Luis Lizama
27 agosto, 2020

Don Alonso habló con la televisión colombiana y dijo estar destruido, pero que ella “siente su presencia, aunque no se puedan abrazar”. Su estrategia de amor ha resultado, porque doña Rosalía está evolucionando positivamente.

El amor verdadero sí existe. Muchas veces hemos escuchado que no es real, que es un invento y una idealización. Evidentemente no es perfecto, pero nada en este mundo lo es. Si se trata de amor incondicional y de compañerismo, don Alonso y doña Rosalía son un ejemplo.

Ella está internada en la clínica producto del COVID-19, desde hace más de 20 días. No pueden visitarse, solamente hablar por videollamada, pero él sigue yendo al recinto. La espera todos los días sentado afuera. 

Ha dicho estar destruido, con ganas de llorar, pero que a pesar de la distancia física, ella “siente su presencia, aunque no se puedan abrazar”. Te dejamos la nota periodística que le hizo la televisión colombiana:

Lo suyo es amor incondicional.

Son marido y mujer hace 55 años, viven en Medellín (Colombia) y tienen una hermosa familia en el campo colombiano. El destino les puso una gran prueba, cuando Rosalía contrajo el virus, pero a pesar de las dificultades, ella no se rinde y él la apoya desde afuera.

Su diagnóstico es delicado, de hecho está internada en la unidad de cuidados intensivos. La pena ha inundado completamente a don Alonso.

Captura de pantalla (Canal RCN)

Desde que doña Rosalía fue internada, Alonso la espera afuera del edificio, sentado en la acera y pensando en el reencuentro.

“Aquí le hicieron una prueba a los ocho días y era positiva. Debe creer que yo me mantengo aquí, diario, cerquita de la clínica esperando la reacción de ella, que ella salga bien”.

Relata don Alonso a Canal RCN.

Captura de pantalla (Canal RCN)

Él dice que ella puede sentirlo, o al menos eso quiere creer.

Cada día pasa más de 8 horas en las afueras de la clínica, rezando por su recuperación. 

Captura de pantalla (Canal RCN)

La familia ha podido verla solo a través de videollamadas, lo que sin dudas ha sido muy satisfactorio.

Y según han dicho los médicos, ella ha evolucionado positivamente, mejorando cada día. Esperamos que muy pronto pueda estar de vuelta en casa.

El virus no es un juego, debemos cuidarnos entre todos y ser responsables, sólo así podremos salir adelante. 

Puede interesarte