Por Alejandro Basulto
9 diciembre, 2019

Un hombre mostró total devoción por su pareja, al dejar que ella se sentara encima suyo en un hospital en China.

El amor por la esposa de uno se puede manifestar de diferentes formas. Con caricias inocentes, con noches largas en la cama, con comidas juntos, con salidas a eventos y a otras actividades a las que principalmente ella querría ir. También se ve en los cuidados del uno al otro, como cuando la pareja se enferma y uno se hace cargo de darle los cuidados y medicamentos respectivos para que se mejore.

Iesdouyin

Así son muchas las formas de saber mostrar una innegable dedicación hacia la persona que acompañará a uno por años y años. Pero lo de un esposo en China, ha demostrado estar a otro nivel, al lograr robarse millones de corazones en todo el mundo tras mostrar una preocupación sin igual por su esposa embarazada.

Iesdouyin

Ya que en un video que fue publicado por la policía de dicho país, se ve como la futura madre, de ya una barriga bastante grande, se le ve cansada y luchando para poder sostenerse de pie, a pesar de que con sus piernas temblorosas y las otras molestias que puede generar un embarazo, se le ve claramente superada en su intento de no caer por su agotamiento. Todo mientras esperaba en una sala de consulta en un hospital de su país.

Iesdouyin

La primera sorpresa, es que hay muchas personas alrededor, estando sentadas cómodamente en unas sillas del centro médico. Esto mientras, la mujer embarazada apenas se sostiene de pie al lado de su marido. La indolencia de quienes siendo jóvenes no pudieron ceder su asiento a una mujer embarazada, produce una indignación que prontamente es opacada por la siguiente escena.

Debido a que su marido viendo a su mujer agotada y sin poder conseguirle asiento, no halló opción más linda y sacrificada, que sentarse en el suelo para posteriormente hacerle un gesto a su esposa para que ella se sentara encima de él. Así de esa manera, posteriormente además le ofrece una botella de agua a su mujer, para también asegurarse de que además de no cansarse, no tuviera sed.

 

Puede interesarte