Vende dulces de coco para juntar el dinero que necesita y evitar que otras mujeres se desanimen en el tratamiento cuando pierden su pelo.

El cáncer no es fácil para nadie. Ni para la persona que lo padece, ni para su entorno. Sin embargo, hay que enfrentarlo con la mejor sonrisa y entusiasmo, pues la falta de ánimo puede empeorar las cosas al bajar las defensas.

Bien lo sabe Elenilson José da Silva, un hombre que se mantuvo al lado de su mujer, Marta Silva durante todo su tratamiento contra el cáncer de mama, que le diagnosticaron en 2016.

Si bien ambos dieron la lucha a esta terrible enfermedad y fue dada de alta en el Hospital de Cáncer de Pernambuco, en Brasil, lamentablemente cinco meses después, falleció.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Su esposo en lugar de tomárselo a mal, decidió empezar a hacer cosas por los demás. Así que de un día para otro comenzó a vender dulces de coco para juntar dinero y poder comprar máquinas de coser que armaran pelucas y pudieran ser donadas a otras mujeres con la enfermedad.

Es que todos sabemos que -aunque no debería- el pelo les importa muchísimo a algunas mujeres y como con el tratamiento contra el cáncer lo pierden, pueden desmotivarse y bajar su autoestima.

Pero él estaba dispuesto a ayudarlas como fuera…

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Se fijó una meta de $780 dólares, de los que consiguió la mitad en menos de un mes y medio de ventas. Los clientes suelen ser fanáticos de los dulces de coco, aunque luego de conocer la historia de Elenilson, lo son aún más.

Por ahora Leonardo, el hijo de este hombre con su esposa, lo ayuda a vender los dulces y asegura estar orgulloso del gesto de su papá. «Me parece algo verdaderamente excepcional para él. Después de apoyar a mi madre en todo momento, ahora busca ayudar a quienes lo necesiten», comentó el chico.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

¡Esperamos que su historia sirva de inspiración a miles!

Puede interesarte