Por Kat Gallardo
28 febrero, 2018

Es demasiado emocionante como para no llorar 🙁

El amor de los padres no se puede sustituir nunca. Es el primer sentimiento genuino con el que se tiene contacto y, aunque seguramente la vida nos tiene deparados muchas otras emociones más, el primer amor de nuestra vida siempre será el que nos brindaron mamá y papá. No obstante, a veces el destino sorprende de un modo distinto se lleva a uno de nuestros primeros amores.

Así le ocurrió a Olivia, la pequeña hija de Ben y Ali.

Imgur

Ben y su esposa, Ali, se casaron en el año 2009. Para entonces, habían adquirido su casa nueva, por lo que pudieron hacer la sesión de fotos de su boda con su casa vacía como escenario. Desafortunadamente, en el año 2011, cuando Ali tenía apenas 31 años, se despidió de este mundo trágicamente debido a una batalla perdida contra el cáncer, pero no dejó a Ben solo, Olivia quedó con él para acompañarlo.

Cuatro años y medio después de la sesión de fotos de aquel día tan feliz, Ben decidió que ya estaba listo para mudarse con su hija a una casa nueva, pero antes quería despedirse de su amado hogar; así que decidió recrear las fotos más especiales que se tomó con Ali, exactamente en los mismos lugares, pero esta vez con su pequeña hija como compañera.

Imgur

La hermana de Ali, Melanie, quien fuese la encargada de tomar las fotos nupciales, también asumió la responsabilidad de producir esta nueva sesión. Así, procedieron a tomar las fotos más importantes del día de la ceremonia y a recordar aquel día de ensueño junto a la pequeña Olivia.

A medida que recorrían la casa, Olivia se detuvo en un momento dado a jugar con la plancha rizadora que había sido de su mamá.

Imgur

Casualmente, Melanie había tomado una foto de su hermana mientras se preparaba el día de su boda en la que aparece exactamente la misma plancha.

Imgur

Ben quiso recordar el momento de nervios y emoción en el que vio bajando a su futura esposa por las escaleras de la casa, así que, a modo de juego, revivió la escena con su pequeña hija, sólo que, esta vez, era él quien descendía por ellas. En cuanto a la experiencia de repetir la sesión, Ben afirma:

“Mucha gente me ha preguntado cómo me sentí mientras hacía la sesión de foto. Quiero que sepan que ésta no es una historia de lamento, pérdida y dolor. Sí, experimenté esas emociones y todavía lo hago, pero no es lo que quiero que la gente vea en estas fotos. Ésta es una historia de amor”

Imgur

Ben también afirma que los recuerdos de Ali no viven en la casa, sino con ellos, en sus corazones, por eso abandonar el primer hogar de ambos no es abandonar sus recuerdos, pues estos irán a donde quiera que ellos vayan.

Imgur

Quería poder mostrarle a Olivia el lugar donde su madre y yo empezamos nuestra vida juntos y donde soñamos con criar a nuestros hijos.

Imgur

Luego de realizar la sesión de fotos, Ben se sintió listo para proseguir su vida con su hija en su nuevo hogar, aunque sin dejar atrás el gran amor que aún siente por Ali, quien seguro los ama y cuida desde donde quiera que esté.

Imgur

Puede interesarte