Por Hugo Moreno
22 septiembre, 2014

El último deseo de Aaron Clooins era hacerle el día a un desconocido. Después de su muerte, su familia cumplió su deseo de ir a comer pizza y dejar su mesero una propina de 500 dólares. Este video capta el emotivo momento

httpv://youtu.be/FSdx8JhZqdw

Original

Puede interesarte