Por Alejandro Basulto
12 febrero, 2020

Los médicos dijeron que se trata del extraño «síndrome de gemelos desaparecidos», que es cuando uno de los hermanos es absorbido por el cuerpo de la madre.

En Louisiana una bebé murió y desapareció tras que en la semana 13 de embarazo de su madre, fuera definitivamente absorbida por su cuerpo. Se trata de Patience, quien era la hija de Kis Levonia Givens, siendo su muerte aún más especial de lo ya nombrado. Porque no solo desapareció, sino que también lo hizo dejando un peculiar recuerdo.

Kennedy News and Media

Debido que al fallecer, esta bebé no desapareció sin antes darle una marca su hermano gemelo. Ya que al nacer Payelon Given, apareció con una huella en su rodilla con la forma de un feto, similar a la que tenía su hermana gemela cuando fue vista en la ecografía a las 10 semanas de embarazo de su madre.

Kennedy News and Media

Esto tras que en la semana 13 del embarazo, Kis Levonia Givens, se encontrara desconsolada debido al fallecimiento de su hija. Notando dicho triste suceso, después que las parteras no hayan podido encontrar su latido semanas después que se dieran cuenta de que Patience estaba creciendo mucho más lento que su hermano gemelo, Payelon.

Kennedy News and Media

«Cuando fui a mi visita a las nueve semanas, solo podían escuchar un latido. Uno de los bebés crecía más que el otro (…) Probablemente estaba recibiendo más nutrición que el otro bebé, lo que hizo que el otro bebé dejara de crecer (…) Cada vez que fui a la ecografía, el otro feto era más ligero que el bebé que sobrevivía y crecía»

– mencionó Kis, según consigna el medio Daily Mail.

Kennedy News and Media

Esto fenómeno es descrito como el «síndrome del gemelo desaparecido», en el cual un feto es absorbido por el cuerpo de su madre o hermano.

Kennedy News

La señora Givens cuando supo de la noticia no pudo dejar de llorar. Poco antes había dado la gran noticia de que era la madre de gemelos, para tras un extraño fenómeno médico, lamentarse de la defunción de uno.

Kennedy News and Media

«Lo etiquetaron como un ‘gemelo desaparecido’ (…) Cuando me contaron lo que había sucedido, lo leía todas las noches. No me lo podía creer. Tenía tantas preguntas porque nunca había oído hablar de eso (…) Cada vez que iba a las ecografías me decían: ‘bueno, al menos todavía tienes una’ (…) Dijeron que a veces [el otro gemelo] podría salir como un feto unido a la placenta, pero no fue así»

– contó Kis.

Kennedy News and Media

Finalmente, para felicidad de esta madre entre tantas malas noticias, al momento de nacer sanamente su hijo Payelon, este vino con una marca de nacimiento única en su pierna izquierda, que pareciera ser la foto escaneada de su difunta hermana. «Estoy muy feliz de tenerlo. Me quedo despierto toda la noche solo mirándolo», dijo la sorprendida y ahora sonriente madre. Su querido hijo vino con el recuerdo de su también querida y lamentablemente difunta, hija.

Puede interesarte