Nunca espero que lo siguieran casi 60 mil personas.

Dylan era una persona increíble, ayudaba en la Iglesia Católica de San Benedicto de Holmdel y también fue voluntario en una organización de estudiantes en Honduras, construyendo escuelas y hogares, entre otros proyectos. Además, servía asistiendo en una cocina local, en una escuela para estudiantes con necesidades especiales y en otros grupos de su propia escuela. Cuando saliera de ella, quería entrar a la escuela naval.

Siempre pensaba en las otras personas y por eso, nadie se esperaba lo que iba a pasar. A los 17 años se suicidó y las razones que lo hicieron tomar esa decisión aún no están claras.

Facebook/ Dennis Vassallo

Su padre Dennis Vassallo vivió un luto muy difícil, pero la vida de su hijo lo motivó y quiso seguir con su legado. Pensó que algunos de los amigos de él y de su hijo se sumarían… nunca espero que lo siguieran casi 60 mil personas.

Facebook/ Dennis Vassallo

Pero así fue. Una idea simple pero increíble que suma seguidores día a día: “The Kindness Challenge” (El Desafío de la Bondad). La misión de Dennis es motivar a la gente a hacer buenas acciones sin esperar nada a cambio. Funciona a través de una página de Facebook en la que hay miles de mensajes de apoyo, motivación y compasión. Esta además está programada para monitorear las burlas o mensajes problemáticos.

“Nunca en un millón de años habría esperado una respuesta así, pero parece que la gente piensa en lo que a todos nos enseñaron cuando niños: ser buenos con la gente y ayudarlos”.

-Dennis Vassallo-

La idea no es juntar dinero ni nada parecido. Es simplemente hacer una cadena de ayuda y las acciones pueden ser tan simples como sostener una puerta. Algunas de las cosas que se leen en la página son las siguientes:

Una mujer y sus hijos empezaron a pintar diseños felices o frases amables en rocas que encuentran, y luego las dejan por su pueblo, esperando que otros las encuentren y sonrían al verlas. 

Otra mujer se detuvo a consolar a un joven que recién había tenido un accidente de auto. 

Y un anciano que era asistido por unos chicos que no aceptaban dinero a cambio, decidió hacer donaciones con lo que le habría pagado a estos ayudantes. 

Una excelente iniciativa. ¿Tú que esperas?

 

Puede interesarte