Por Ignacia Godoy
19 octubre, 2016

La pobre pequeña no podía imaginar otra presentación sin que su papá estuviera ahí.

Para los eventos escolares muchas veces queremos que vayan nuestros padres a vernos porque nos importa que estén ahí cuando hagamos esa hazaña que hemos practicado tantas veces en el año, o que nos escuche tocar el instrumento que tanto nos costó dominar. Pero hay ocasiones en que los padres, por trabajo u otras razones, no pueden acompañarnos en nuestro mejor momento y es realmente triste cuando esto ocurre.

Addie Rodriguez, de 9 años, está acostumbrada a que su padre no esté en ceremonias o eventos escolares. Él sirve en las fuerzas aéreas del ejército de Estados Unidos y ha tenido que estar en países como Irak y Afganistán. Por eso, para Addie, que en su presentación como animadora no estuviera, no era novedad. Estaba sirviendo a su país.

Today News
Today News

Sin embargo, no puedo evitar sentir mucha pena cuando todas las demás niñas estaban con sus padres viendo la ceremonia menos ella. Entonces, un joven del otro equipo rival para ese partido que animarían, decidió darle una sonrisa a la pequeña. La agarró y la puso sobre sus hombros para que pudiera ver todo y tuviera compañía.

Today News
Today News

Este acto de bondad fue puesto en redes sociales y se hizo viral en cuestión de minutos. Todos se conmovieron con el acto de bondad de Matthew Garcia, el chico que la ayudó.

@alexxxisperry
@alexxxisperry

«Corrí por las gradas y solo salté la reja. Fui donde ella, me agaché, le hablé y le pregunté si estaba bien«

-Matthew García para News 4 San Antonio-

La madre de la pequeña estaba tan agradecida que decidió poner en Instagram el acto de buena voluntad y agradecer al joven por su buen corazón.

@alexxxisperry
@alexxxisperry

«Addie no es extraña en lidiar con su padre fuera de casa porque ha estado mucho tiempo en el ejército. Pero hoy tuve que ver el corazón de mi pequeña romperse mientras todo el equipo de animadores tenía a sus papás presentando con ellas. Fue posiblemente el peor sentimiento en el mundo, entonces este grandioso joven (vio que estaba sola y llorando) Saltó la reja y fue a levantar a Addie en sus hombros como todos los otros padres. No pude evitar llorar mirando todo esto mientras pasaba. Ni siquiera era parte del equipo de la escuela si no del equipo opuesto. Mi corazón está tan lleno sabiendo que este joven se aseguró de que mi hija, una completa extraña, no fuera rechazada. Muchas gracias! Su padre y yo apreciamos tu acto de amor, bondad y un ejemplo para la religión católica». 

¿Qué habrías hecho tú si veías a Addie llorando? Queremos más personas como Matthew por favor.

Puede interesarte