Por Constanza Suárez
4 septiembre, 2019

Silvia Carranza, de 64 años, tuvo polio, meningitis y cáncer de mama. Sigue luchando incansablemente por ella y los demás.

Cuando Silvia Carranza tenía solo siete meses de vida, le diagnosticaron poliomielitis acompañada de meningitis, víctima de una epidemia que azotó a Argentina. A los cinco, Silvia resistió a siete operaciones, pero debió seguir con ayuda de un corsé, dos prótesis y muletas. 

Además su padre falleció cuando tenía tan solo 2 años. Su madre se hizo cargo sola de la pequeña. Silvia estudió cuando niña en escuelas públicas y su buen promedio le permitió entrar a establecimientos privados con becas. 

Infobae

«En los recuerdos vagos que tengo, antes de las intervenciones apenas podía ponerme en pie y sólo me arrastraba o estaba en cochecito, no tenía silla de ruedas en aquella época. Me cambió la vida», dijo la mujer de hoy 64 años a Infobae. 

Silvia tuvo que vivir momentos altamente complejos, pero eso no le impide vivir actualmente llena de alegría. De hecho dedica su vida a ayudar a los demás.

Infobae

Todo comenzó en Interact, donde incursionó por primera vez en la ayuda social. Luego siguió desempeñando distintos roles solidarios y humanitarios en organizaciones sin fines de lucro. 

Además Silvia siempre ayudó a su madre en las labores hogareñas. Desde los 15 hasta los 21 años trabajó en la Municipalidad de San Martín como cadete en Inspección General. También trabajó en cobranzas. 

Infobae

Más tarde colaboró en instituciones para ayudar a otros, como Cáritas y la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC).

Y es que Silvia aparte de contar con un gran corazón, lleno de bondad, es una mujer imparable. Es madre, integró la Selección Nacional de basquetbol en los Juegos Panamericanos Panasir ’90, en Venezuela, y Juegos Mundiales ’92 de Stoke Mandeville, Inglaterra.

Infobae

En 2010 fue coordinadora de un Torneo Internacional en Montevideo, Uruguay y simultáneamente comenzó a realizar la coordinación deportiva del Club CILSA en Buenos Aires, donde ayuda a personas con discapacidad, entregando elementos ortopédicos a quienes no pueden costearlos, programa de becas y oportunidades para que puedan acceder a la educación gratuitamente, conferencias sobre concientización, programas para fomentar el deporte inclusivo y para conseguir viviendas dignas.

Infobae

A pesar de todos sus logros, cuando su hijo cumplió 6 años le diagnosticaron cáncer de mama. Tras un largo tratamiento, logró sobrevivir. Ahora vive “de otra forma, valorando aún más cada día”, aseguró a Infobae.

 

 

 

Puede interesarte