Por Luis Lizama
3 diciembre, 2020

Muchas veces tocó fondo, sufriendo y pasando por situaciones inimaginables, pero pudo salir adelante. Por más oscuro que luzca el horizonte, siempre saldrá el sol.

La historia de Silvia es una historia de inspiración. Así como ella, muchas personas en el mundo no alcanza a subir a la rueda de la sociedad. Lamentablemente quien no se adapta, o cae en los vicios del mundo, queda aislado y marginado de la vida. Ella llegó a ser conocida como la “bruja” de Cracolandia, un lugar de Brasil donde todo gira en torno a las drogas.

Pasó por situaciones inimaginables, viviendo en las calles y pasando 25 años en prisión. Todo parecía perdido, pero logró salir adelante y hoy se ha graduado de la escuela, terminando sus estudios y sonriéndole a la vida. Ganó la batalla.

Junta de Misiones Nacionales

El pasado sábado Silvia Regina concretó un largo proceso de rehabilitación, con la alegría de terminar su educación, con la ayuda y tutela de Misiones, del Centro Integrado de Educación y Misiones (CIEM).

¿Y cómo no iba a sonreír, a mostrar su alegría y felicidad? Atrás quedó su oscuro pasado, del que solo se acordará para tomar lecciones y pavimentar su hermoso futuro.

Junta de Misiones Nacionales

Junto a otras compañeras, logró superar su problema de acción y culminar sus estudios. Ocurrió en el norte de Río de Janeiro, en una ceremonia recatada, por protocolos del COVID-19. 

“Gracias, a quien invirtió en mí y en más personas. Estoy muy feliz. Jesús está aquí conmigo; cuando entró en mi corazón todo cambió, ¡Incluso un diploma me gané! Dios es maravilloso”.

–dijo Silvia en la ceremonia, según medios locales–

Junta de Misiones Nacionales

Con su diploma en la mano y una sonrisa gigantesca, festeja Silvia esta nueva etapa en su vida. Su historia se hizo conocida en el año 2017, cuando fue mostrada en un reportaje, sobre su rehabilitación.

En aquel entonces ya no dependía de las drogas, gracias al tratamiento de Cristolandia, de Misiones Unidas. Su historial es lamentable, porque jamás pudo ser realmente feliz, hasta ahora: Durante 14 años fue drogadicta, llegando a pesar 40 kilos. Vivió en las calles y pasó 25 años en prisión, incluso dedicándose al tráfico de sustancias ilegales. 

Junta de Misiones Nacionales

Hoy, con 63 años ha dejado atrás su apodo de “bruja de Cracolandia”, para encaminar su vida hacia donde siempre quiso. 

Con su rehabilitación no es la sociedad ni la justicia quien gana, es ella misma, que ha encontrado un lugar en este mundo, donde puede sonreír y ser plenamente feliz.

¡Felicidades, Silvia!

Puede interesarte