Por Constanza Suárez
11 julio, 2019

Ambos padres de Samantha perdieron la vida por un cáncer. Ahora con 20 trabaja como mesera y se preocupa de todo sobre sus 5 hermanos más pequeños.

En junio de 2013, Lisa Smith murió de cáncer cervical a los 35 años. Tres años después, su esposo, Alexander Rodríguez terminó en lo mismo a causa de un linfoma. Tenía tan solo 44 años. Esta cruel enfermedad se los llevó a los dos y dejó a sus pequeños hijos solos. Pero la mayor, Samantha, no vaciló en asumir el rol de papá y mamá de inmediato. 

Samantha Rodríguez

Ahora la joven de 20 años vive en Orlando, Florida junto a sus hermanos Destiny(7), Bella(9), Michael(12), Brenda(14) y Milagros(16).

Es que después de que Samantha se diera cuenta de que nadie de su familia podía admitirlos a todos en su casa, decidió que tenía que hacer “lo posible” para ayudar a los niños, dijo a People. No había forma que terminaran separados. 

La joven hace todo, desde empacar almuerzos escolares hasta llevar a sus hermanos hacia y desde la escuela hasta programar visitas al médico y asegurarse de que se hagan sus quehaceres. 

People

Afortunadamente constantemente recibe ayuda. Policías la ayudaron para Navidad, donantes anónimos se unieron para darle un auto y recaudaron fondos para ellos. 

«Estoy tan impresionada por la ayuda que hemos recibido. Es un recordatorio de que todo estará bien», dijo Samantha, que trabaja como mesera en un restaurante cercano.

Cuando sus padres murieron, Samantha tenía solo 17 años, por lo que en ese momento recibió ayuda de su abuela de 76 años, pero ahora la anciana sufre artritis. 

Orange County Sheriff’s Office

Está ahorrando dinero para lograr una casa más grande y pagar la educación de cada uno de ellos, y quizás algún viaje. Sus hermanos aprecian y están agradecidos de su labor. 

“Samantha quería que nos mantuviéramos juntos como familia. Significa mucho para nosotros”, dijo Milagros. También se aseguran de mantener vivos los recuerdos de sus padres todos los días, y enorgullecerlos.

Puede interesarte