Por Camilo Morales
26 octubre, 2021

“Si nuestro país (Tailandia) tuviera más amabilidad sería más agradable”, dijo el taxista de 42 años, Suwannachat Phromchat, quien recibe donaciones de las familias de los pacientes.

Hay personas en el mundo que tienen muy poca accesibilidad a la salud, ya que esta suele ser muy cara. Así también, hay quienes tienen complicaciones de conectividad cuando deben ir de emergencia a algún hospital, sobretodo cuando se trata de pedir una ambulancia.

En Tailandia, un hombre se dio cuenta de esa dificultad extra que tenían muchas personas de estratos bajos así que quiso aportar con su grano de arena. Se trata de Suwannachat Phromchat, un taxista de 42 años que se propuso trasladar de forma gratuita a aquellas personas que no pudieran pagar una ambulancia.

Facebook Suwannachat Phromchat

Según información de Post Today, el hombre, que ha trabajado 24 años como conductor, ha podido ayudar a cientos de personas quienes en su mayoría tienen problemas de movilidad, como personas con discapacidad y adultos mayores.

Pero esta idea de ayudar a los más necesitados no nació de la nada, sino que viene desde hace muchos años atrás. Y es que Suwannachat tuvo que pasar por momentos difíciles que le hicieron formar su carácter.

Facebook Suwannachat Phromchat

Cuando tenía 15 años trabajó en un barco de pesca, pero tuvo una mala experiencia porque su jefe nunca quiso pagarle los meses que trabajó. Además de eso, se enfrentó a numerosas situaciones de abuso laboral.

Tras renunciar, Suwannachat no tenía dinero para volver a casa pero unas personas desconocidas en la calle le dieron dinero, sin esperar nada a cambio. Esa amabilidad lo sorprendió y decidió que debía retribuirlo a la sociedad durante su vida. 

Facebook Suwannachat Phromchat

Al convertirse en taxista se dio cuenta que poder conducir un vehículo le daba una gran posibilidad para ayudar a aquellos que más lo necesitaban, como por ejemplo las personas con movilidad reducida que no tenían dinero para pedir una ambulancia al hospital.

De ahí en adelante ha conocido a muchas personas quienes le han agradecido su gesto desinteresado. De hecho, algunas personas se han unido y han hecho colectas para poder comprarle cosas a su vehículo.

Facebook Suwannachat Phromchat

Me siento feliz. Soy feliz haciendo buenas acciones con las personas (…) Si nuestro país tuviera más amabilidad sería más agradable“, dijo Suwannachat, quien ha logrado mantener contacto con la familia de los pacientes incluso después de que los dan de alta.

Facebook Suwannachat Phromchat

Hace algún tiempo, gracias al cariño y las donaciones de las familias de los pacientes, pudo comprar una silla eléctrica para poder bajar más facilmente a las personas de su coche. Incluso, la municipalidad de su ciudad le entregó un automóvil nuevo, para que pudiera continuar con sus buenas acciones.

Puede interesarte