Por Diego Aspillaga
28 abril, 2020

El pequeño Luis Ángel Aguilar, de 4 años, se vio expuesto por horas en la calle esperando el transporte público, lo que para su condición puede ser mortal. Un gentil conductor notó la situación y les dio una mano cuando nadie más estaba dispuesto a hacerlo.

El coronavirus ha afectado a todas las personas del mundo. Ya sea contagiando, matando, dejándolas encerradas en sus casas o asustándolas con contraerla, esta enfermedad nos ha cambiado la vida a todos.

Pero si bien todos hemos sufrido las consecuencias de esta pandemia, existen grupos que están librando una batalla aún más difícil contra la enfermedad debido a condiciones previas, tanto económicas como de salud.

AP

Las personas con menos dinero generalmente tienen trabajos esporádicos, que son los primeros en ser cancelados en tiempos de pandemia. Y sin ahorros ni ayuda financiera, estas personas tienen que arriesgar sus vidas en las calles para poder llevar comida a casa, lo que los deja muy vulnerables.

Por otro lado, los enfermos crónicos y los pacientes con pre existencias médicas, sobre todo cardíacas o respiratorias, están entre las víctimas favoritas de la enfermedad y contagiarse, para ellos, puede ser fatal.

Ahora, si una persona tiene estas dos condiciones previas, su situación es MUCHO más complicada.

InLine

Este es el caso del pequeño Luis Ángel Aguilar Sánchez, un niño de 4 años de Monterrey, México que se se ha visto afectado por el coronavirus por partida doble: proviene de una familia de escasos recursos y más encima tiene cáncer.

El niño y su padre viajaban un par de veces a la semana para atender a sus citas médicas debido a la complicada enfermedad del pequeño. Con el coronavirus, el traslado pasó de ser algo tedioso a una verdadera carrera para evitar el contagio y, probablemente, la muerte

Telediario

Y es que el padre de Luis desconocía la medida implementada por el Estado ante la propagación del Covid-19 que reducía enormemente la disponibilidad de transporte público, según publicó Telediario.

Salieron muy temprano de su domicilio en la colonia Valle de Santa Elena, abordaron el primer camión y bajaron en la zona de la “Y Griega”. Para continuar con el recorrido subieron a la estación del Metro, pero se enfrentaron con la sorpresa de que ya había finalizado el servicio para el turno matutino.

Telediario

Preocupado, el padre de familia decidió esperar una unidad de la Ruta 2, pero no hubo novedades. El papá de Luis estaba inquieto: su hijo estaba expuesto a la enfermedad y quizás no alcanzaría a llegar a la consulta médica que tanto le hacía falta.

Pero el destino no permitiría que nada malo le pasara al pequeño Luis, por lo que envió a un hombre a ayudarlo.

Telediario

Como caído del cielo, el taxista Rolando Garza transitaba por la zona y no dudó en llevarlos hasta la puerta de la Clínica, de manera gratuita.

Gracias a la buena voluntad del trabajador del volante, quien regala viajes al personal médico, padre e hijo llegaron al hospital después de esperar por más de dos horas una unidad del transporte colectivo.

Telediario

En tiempos de pandemia, incertidumbre y miedo, son pequeños gestos como este los que nos dan esperanza en la humanidad y en que saldremos adelante y superaremos esta enfermedad sin dejar a nadie atrás.

Puede interesarte