Por Constanza Suárez
4 septiembre, 2019

«Soy un barrendero, no un ‘barremierdas'», recordó a la sociedad Julio Cao de la Fuente.

Julio Cao de la Fuente es barrendero de la compañía EMULSA Medioambiente del Ayuntamiento de Gijón. Un oficio difícil y muchas veces juzgado, por lo que decidió compartir en su cuenta de Facebook varios pensamientos que tenía para decirle a los demás.

A raíz del artículo escrito por Cristina González Moya para Aranjuez Magazine, Julio quiso reflexionar. 

Su texto comienza: “Me presento. Soy un barrendero, no un ‘barremierdas’. No hace falta que me admires, solo que me respetes y me valores. Cuando pases por mi lado, puedes darme los buenos días, las buenas tardes o noches”.  

Facebook/Julio Cao de la Fuente

“Ante todo soy un ser humano y en la vida valen más la honestidad, humildad y bondad de una persona, que todos sus títulos y dinero juntos”, agregó, destacando que cada profesión tiene su valor. 

También contó como lo han amenazado de golpearlo, muchas veces personas bajo el efecto del alcohol y con risas burlescas. 

“Si me ves venir de noche no me insultes diciéndome que soy un alienígena, no he bajado de ninguna nave espacial, si llevo uniforme brillante y uso conos reflectivos, es para que me veas a distancia, por seguridad.

Facebook/Julio Cao de la Fuente

Cuando haya recogido la basura de tu barrio, no salgas de tu casa y tires los desperdicios en la acera para después llamarme a gritos. –“’Ahí tienes, barrendero, para que no te falte trabajo’”, escribió. 

Julio también pide respeto e insta a los transeúntes y conductores a no lanzarle botellas, diciendo: “Recógelo que para eso te pagan’, porque menudo ejemplo le estás dando a tus hijos”. 

Pixabay

Es que el barrendero dijo estar cansado y triste. Él deja las calles impecables por la noche, solo para que al amanecer la gente salga de sus hogares y presuma por el barrio más limpio. 

Terminó su escrito diciendo: “No te quejes después de que hay plagas de cucarachas o ratas muertas, de que tu barrio huele mal. La culpa no es mía. La ciudad es de todos y entre todos la tenemos que cuidar. Muchas gracias por tu interés y un saludo, firma, ‘el barrendero’”.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

 

 

Puede interesarte