Por Luis Lizama
23 diciembre, 2019

Los niños pueden darnos importantes lecciones de bondad y solidaridad.

Nunca dejamos de aprender. Por mucho que seamos adultos responsables, con una vida formada y principios, siempre podemos sacar lecciones, incluso de los propios niños. Suelen sorprendernos con actitudes que nosotros carecemos, desde la inocencia, hasta la confianza.  Los niños son el futuro y lo están demostrando.

Este pequeño tiene 6 años y salió a las calles para repartir panfletos contra la pirotecnia. Tiene un amiguito con autismo, que sufre por los ruidos muy fuertes, y también por las mascotas, sobre todo los perritos.

Infobae

Simón, desde que supo del sufrimiento al que se ven expuestos los perros ante los fuegos de artificio, quiso ayudarlos. Si eso ya era motivo para hacer algo, cuando descubrió que uno de sus amiguitos también lo pasaba mal ante los ruidos, se decidió.

«NO A LA PIROTECNIA, POR MI AMIGO VICO Y LAS MASCOTAS. SIMON O.»

Infobae

El pequeño repartió 60 carteles en pleno centro y se hizo conocido por lo particular de su historia. Su madre conversó con el sitio web Infobae y comentó sobre la linda iniciativa de su pequeño. 

“Yo le expliqué que eran muchos los vecinos y que si le parecía bien podíamos escribir un cartel para repartirlo. Así, él pensó en lo que quería decir a las personas; lo ayudé a escribir el cartel y le hicimos 60 fotocopias que él mismo repartió en la vereda.

Se movió espontáneamente, con total confianza y seguridad. Les daba el volante a todas las personas que pasaban y lo recibían, primero sorprendidos al verlo tan chiquito, pero lo agarraban y lo leían mientras caminaban. Algunos se daban vuelta y les gritaban: ‘¡Gracias, Simón!’. Una chica volvió a él y le regaló un chocolate… ¡Fue conmovedor verlo tan convencido de lo que estaba haciendo».

Relató María Ayelén, madre de Simón, a Infobae.

Infobae

La gran idea de Simón surgió de un video que vio junto a su madre. Trata sobre cuatro personas que se someten a una prueba de sonido, los hacen probar diferentes tipos a través de audífonos para ver cuáles les molestan más.

Todos los participantes son declarados fans de la pirotecnia y, ante la pregunta de cuál sonido era el más terrible, todos apuntaron al de la pirotecnia (fuegos de artificio, bengalas, petardos, etc). 

Algunos llegaron a sentir palpitaciones y temor, pero quedaron todavía más perplejos cuando supieron que los perros tienen 3 veces más desarrollado el oído que un humano. Es decir, sufren tres veces más.

Luego de ver el video, Simón no podía quedarse de brazos cruzados.

La Mañana

Después de llevar a cabo su noble plan, el pequeño Simón está convencido de que resultará, según comentó su madre a Infobae. Le avisó a muchas personas, así que espera le hagan caso.

Resulta conmovedor pensar en el coraje de Simón para ayudar a los demás, eso que muchas veces a los adultos nos falta. Su madre destacó también la importancia de escuchar a los hijos y entender sus gustos, dejarlos expresarse. Pueden darnos lecciones de bondad y solidaridad.

Puede interesarte