Le dio una valiosa lección a grandes y chicos…

El bullying es un tema muy serio… y muy lamentable, también. Situaciones así pueden llegar a niveles extremos y muchas veces las víctimas no tienen como defenderse. Otras veces no se atreven… y algunas, lo hacen de manera incorrecta. Si para un adulto es difícil forjar su seguridad… imagínense para un chico que constantemente es apuntado.

Nos entristecemos cada vez que leemos un caso de esos… pero también nos conmovemos cuando vemos que del negativo pueden surgir acciones increíbles de otros.

Eso es lo que pasó con Sarah Orrick, que tiene solamente 11 años. A esa edad, una está preocupada de jugar con sus muñecas, o tal vez de encajar con las chicas más populares de la clase… pero algo había en Sarah que la hacía tener sus ojos puestos en otro lado.

Su hermana, más pequeña aún, sufría de bullying. Tenía el pelo corto y por eso sus compañeros, sobre todo los hombres, se reían de ella.

Sarah no aguantó más y habló con sus padres. Luego la llevaron directamente a la peluquería… y ella misma habló con la estilista.

La mujer simplemente siguió sus instrucciones, y el resultado fue este:

Sí, la chica se cortó todo su cabello (el cuál le llegaba hasta la mitad de la espalda) para lucir tal como lo hacía su hermana.

¡Y wow! ¡Las dos lucen increíble!

El valor, la nobleza y la empatía de la hermosa Sarah es algo que todos deberíamos imitar.

¡Bravo!

Te puede interesar